Un edificio de la avenida de la Feria se derrumba parcialmente mientras se procedía al derribo

El derribo del edificio estaba programado como uno de los que se van a hacer para liberar de construcciones la muralla en la avenida de la Feria. El PP pide explicaciones sobre las medidas de seguridad tomadas en la zona.

Con el derribo del inmueble nº 31 de la avenida de la Feria, el proceso de liberación del muralla medieval toma un nuevo impulso, de acuerdo con el plan municipal para la liberación total de este tramo que imprimiría una "nueva dimensión a esta zona de la ciudad", en palabras del alcalde Francisco Guarido, tanto desde el punto de vista turístico por las dimensiones del lienzo de muralla liberado, como para los vecinos y ciudadanos en general que podrán disfrutar de un espacio ajardinado y de paseo que se genera y permite el ensanchamiento de la acera actual.

 

El derribo ha comenzado este miércoles después de que en los días anteriores se llevara a cabo el vaciado interior del edificio, y se prolongará hasta este jueves. Además el derrumbe de una parte de la fachada hacia la avenida de la Feria mientras se estaban llevando a cabo los trabajos desde la parte posterior de la edificación, ha hecho necesario el corte al tráfico durante un breve periodo de tiempo de un tramo de la calzada en dirección a la Puerta del a Feria. Afortunadamente no se han producido daños materiales por este hecho y el tráfico rodado ha quedado restablecido con normalidad.

 

El grupo popular ha pedido explicaciones urgentes, inmediatas y razonadas respecto precisamente a este derrumbe. Según ha declarado el concejal del PP, Javier Ratón, hay indicios más que evidentes de que no se han adoptado todas las medidas necesarias para llevar a cabo un trabajo de estas características en una zona especialmente transitada por el tráfico. Ha denunciado que no se aprecia el corte de tráfico en la calzada y que, apenas diez segundos antes de la caída de la fachada hacia la acera, estaban pasando coches y no ha habido una desgracia mayor de auténtico milagro.

 

Con posterioridad a esta actuación se procederá al derribo de los edificios 17-19 y después el número 11 que es también el de mayor envergadura de todo el tramo. Con carácter previo han sido necesarios numerosos trámites de carácter técnico y administrativo, incluidas las expropiaciones de mutuo acuerdo, elaboración de proyectos y autorizaciones administrativas, además del visto bueno de la Comisión del Patrimonio, lo que ha hecho que el proceso haya sido "complejo y lento" según manifestó el alcalde, pero "afortunadamente hoy es ya una realidad". En concreto para este edificio, que ha estado habitado por dos familias, se han destinado unos 280.000 euros para expropiaciones y otros 25.500 euros para los trabajos de derribo.

 

Guarido informó también que antes que se produzca el desescombro, se aprovechará el espacio para que los bomberos de la capital realicen prácticas sobre el terreno con el nuevo material adquirido para rescates bajo escombros. Y con posterioridad a los derribos se acometerá una actuación en el colector que pasa por esa zona y que condiciona el futuro paseo peatonal. También anunció el acalde que se solicitará al Ministerio de Cultura que, como propietario de la fortaleza, acometa las actuaciones necesarias para la consolidación del tramo de muralla que se encuentra considerablemente deteriorado.