Un enorme MMT Seguros luchará por el ascenso a Asobal tras derrotar a Palma del Río

Foto: RFEBM

El MMT Seguros cuaja un gran partido y se impone a Palma del Río (17-22), lo que le da derecho a luchar por el ascenso en el partido decisivo. Su rival será el equipo de casa, Bidasoa Irún.

Victoria del MMT Seguros sobre el Zumosol ARS Palma del Río (17-22), en la segunda semifinal del play-off por el ascenso a la Liga ASOBAL que se  juega este fin de semana en Irún. El conjunto zamorano será, por tanto, el rival del CD Bidasoa Irún en la gran final por el ascenso que se jugará mañana domingo (16.00 horas, Teledeporte) en cancha del conjunto irundarra, el célebre pabellón Artaleku.
 

El MMT Seguros, que se había impuesto por la mínima en los dos duelos del campeonato liguero disputados ante el equipo cordobés, saltó a la pista con un punto de velocidad mayor a su rival. Los de Eduardo García Valiente arrollaron en los primeros cinco minutos de partido y, con un parcial de 0-4, dispararon todas las alarmas en el conjunto andaluz. Víctor Montesinos, preparador del Zumosol ARS Palma del Río, no tuvo más remedio que solicitar el primer tiempo muerto del partido (0:4 min. 6). 
 

La gran finalización de Jesús Morales hizo reaccionar a los cordobeses, pero Jortos asumió la responsabilidad y mantuvo las diferencias (5-9, min. 25). De ahí al descanso, el equipo andaluz cortocircuitó el ataque de los zamoranos y, gracias al acierto de Vidal y Casado, empató el duelo para llegar al descanso (10-10).

 

Tras el paso por vestuarios, se asistió a un carrusel de exclusiones en uno y otro conjunto, con mucha tensión sobre la pista, y se sucedieron varios minutos de imprecisiones en ambos lados. Hasta que apareció Marc Abalós en el pivote para restablecer la renta zamorana de tres tantos y provocar el nuevo tiempo muerto de Montesinos (13-16, min. 43)

 

Tuvo el Balonmano Zamora, tras la exclusión José Seabra, una oportunidad magnífica para dar el golpe definitivo al partido, pero Zumosol ARS Palma del Río mantuvo el tiempo, a pesar de las grandes intervenciones que, en esos momentos, cuajaba Maciel en la portería rival (14:17 en el 51). 
 

Tavares, en una nueva inferioridad, hizo soñar al equipo cordobés reduciendo a un solo tanto la desventaja, pero en un abrir y cerrar de ojos, los zamoranos volvieron a conectar con el pivote en seis metros para recuperar las diferencias y afrontar los últimos cinco minutos con una renta importante (16-19 min. 55).  Restaban cinco minutos y el tiempo corría en contra de un ARS que, finalmente, recibió la puntilla de manos de la primera línea rival, desatada en los últimos compases.