Un error en el último momento deja sin un punto a un MMT Seguros que mereció la victoria

Una pérdida de balón a escasos segundo del final y con un gol de ventaja obligan al MMT Seguros a conformarse con un punto con sabor a derrota. El equipo, un ciclón por momentos, brilla a gran nivel con el empuje fundamental de una afición volcada.

MMT SEGUROS - 28

PUENTE GENIL - 28

 

MMT Seguros Zamora: Miranda, Ceballos (1), Octavio (2), Isma Juárez (2), Fernando, Reyes (2), Peli (3); Salinas (3), Jortos (8), Iñaki, Andrés Alonso, Camino (7).

 

Puente Genil: De Hita, Miguel, Jonny (1), Gibert, Moya (2), Cuenca (5), Bandera; Muñoz (4), Chispi (5), Janos (1), Melgar, Baena (5), Porras (2), Chirosa (p.s.), De la Sierra (3).

 

Árbitros: Andrzej Rajkiewicz y Jakub Tarzcykowski. Excluyeron a los locales Reyes y Salinas y a los visitantes Jonny y Bandera (2). Expulsaron con roja directa a Chispi (m. 56).

 

Inciencias: partido disputado en el pabellón municipal Ángel Nieto ante unos 1.300 espectadores (1.700 según el dato oficial de Asobal).

Pocas veces sabe a tan poco un punto ante un rival directo, al que se le gana el resultado particular, y que permite seguir sumando en una Liga en la que hacer camino va a ser fundamental para salvarse. Esto es lo que le ha pasado al MMT Seguros de Zamora, que dejó escapar una victoria que tenía en su mano a escasos segundos del final, perdiendo la ocasión de redondear con el sabor del triunfo un partido en el que pocas pegas se le pueden poner a los 'guerreros de Viriato'.

 

El conjunto zamorano estuvo casi perfecto en casi todas las facetas, dió la vuelta a uno de sus arranques dubitativos, hizo gala de un enorme trabajo táctico, de una entrega exhuberante y tuvo momentos desbordantes de balonmano, pero ni con todo eso se llevó el premio de los dos puntos. La culpa la tuvo una última jugada desafortunada, quizás mal gestionada, en la que se fue un punto que nunca debió perderse.

 

Como es habitual, al MMT le costó entrar en calor. Cinco minutos desastrosos permitieron al Puente Genil irse con facilidad y obtener una renta sustancial de cinco goles mediada la primera parte. Superada la 'caraja' inicial, el equipo se puso serio en ataque y frenó la oleada cordobesa. Después, también hubo seriedad en defensa y, gracias a las variaciones, desgastó al rival hasta ponerlo en situación de debilidad. Fue a partir del minuto 20 cuando el trabajo en defensa y ataque se dieron la mano. Fernando y Andrés mantuvieron a raya al gigante Baena y, con la ayuda de Jortos, se ató en corto al goleador Chispi. A la fiesta se sumó un Miranda muy inspirado y Jortos con cuatro goles con un Octavio magistral en el reparto de juego. Resultado, un parcial de 7-0 y 12-10 al descanso.

 

La segunda parte arrancó por los mismos derroteros y el técnico rival, el mítico Fernando Barbeito, no tuvo más remedio que poner una defensa mixta sobre un Octavio incomensurable que estaba haciendo trizas al Puente Genil. A pesar de alguna paradas de Miranda y un gol de Salinas, que jugó cojo todo el partido, el MMT se resintió sin su faro en ataque hasta ver neutralidad su ventaja con el 18-18.

 

La situación la desbloquea un gran Camino, siete goles en total, y los locales vuelven a respirar y a marcharse en el marcador. Un robo de balón de Alonso en defensa propicia el contraataque y el 22-19 de un rapidísimo Camino. Puente Genil está a punto de entregar la cuchara, desbordado por la intensidad del MMT en defensa. Barbeito vuelve a la mixta sobre Octavio, pero no logra reducir su desventaja. Los cordobeses ven como Miranda le para un penalti a Baena con 26'50" en el cronómetro; una vaselina de Camino desde su extremo y otra de Peli desde el suyo llevan el 28-24 en el marcador.

 

Los dos puntos parecían cosa segura, pero en los nervios de los últimos minutos Puente Genil logró réditos suficientes para ponerse 28-27, pero a 22 segundos del final y con balón para el MMT. Una última jugada en la que los 'pistacho' cometieron el único error grave de un partido en el que estuvieron a un alto nivel. Isma, como reconoció en rueda de prensa, pierde en balón en una mala entrega a Octavio cuando quedan 6-7 segundos. Balón rápido y De la Sierra que marca a la contra en 6 metros. Justo sobre la bocina. Un punto que se escapa y que deja una sensación dura, lejos de la realidad de sumar en una Liga en la que cada entero va a ser fundamental.