Un facsímil recuerda la obra de Lope de Vega 'La limpieza no manchada' en el cuarto centenario de su estreno

Edición del facsímil de Lope de Vega en la USAL

La comedia se representó por primera vez el 29 de octubre de 1618 en el Patio de Escuelas, tras el encargo realizado por la Universidad de Salamanca con motivo del Juramento de defender la opinión de que la Virgen María fue concebida sin mancha de pecado original

Con motivo de la celebración de los 800 años de su fundación en este curso de 2018-2019, la Universidad de Salamanca ha querido recuperar del olvido y sumar a la conmemoración y al patrimonio histórico del Estudio salmantino la comedia de Lope de Vega ‘La Limpieza no manchada’, “compuesta y escrita a excitación y por mandato de la Universidad de Salamanca”.

 

La reedición se realiza coincidiendo con el momento en que se cumplen 400 años del encargo, escritura y entrega de la pieza teatral, que se representó el 29 de octubre de 1618 en el Patio de Escuelas, concluido muy pocos años antes (1611).

 

Además, la presente edición lleva, en separata exenta a la encuadernación, un texto del profesor Fernando Rodríguez de la Flor que enmarca el contexto académico, literario y sociológico de este encargo que unió para los siglos los nombres de Lope de Vega y la Universidad de Salamanca. Preparada por la Oficina del VIII Centenario, reproduce, tal cual fue, la que imprimió Gráficas Cervantes en 1972 con motivo de la celebración del Año Internacional del Libro. 

 

Origen de la obra

 

El 17 de setiembre de 1617, el Claustro Pleno de la Universidad de Salamanca juzga como más probable la opinión de que la Santísima Virgen fue concebida sin mancha de pecado original. Siete meses después, el 17 de abril de 1618, de nuevo el Claustro Pleno acuerda hacer Estatuto y Juramento de defender la opinión de que la Virgen María fue concebida sin mancha de pecado original, y que tal juramento lo hagan todos los que se gradúen por la Universidad. La primera jura tuvo lugar el 6 de mayo. Asimismo, se tomó la decisión de hacer solemnísimas fiestas para celebrarlo, y que fuesen por octubre porque “las Escuelas estén plenas”, con los estudiantes de vuelta de la vacación estival. 

 

El 24 de julio los profesores comisarios encargados de preparar el programa presentaron un anticipo de los festejos jubilatorios, en el que tras las naturales funciones solemnísimas de acción de gracias, Te Deums, luminarias, cohetes y otras menudencias como que se correrían seis toros, se preveía que “el día siguiente después del Juramento se haga en el Patio de Escuelas un auto de Nuestra Señora de la Concepción”. 

 

En esas circunstancias y fechas, entre abril y julio, debió de concretarse el encargo de una comedia a lo divino al que era el primer dramaturgo de la España de entonces: Lope de Vega. Se llevó a cabo el programa festivo del Juramento entre los días 27 y 31 de octubre de 1618, representándose ‘La limpieza no manchada’ el lunes 29 por parte de la compañía del actor Baltasar de Pinedo. “La obra salió tan dulce, devota y regocijada”, que a petición del público se representó otras tres veces más en los seis días siguientes, todas ellas en el Patio de Escuelas, que tan solo hacía siete años que estaba construido. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: