Un 'más difícil todavía' para la segunda temporada en la cima del MMT Seguros

MMT Seguros, en Tábara

El Balonmano Zamora debuta en Liga en su segunda temporada en la élite de Asobal. La recuperación de los equipos ha subido el nivel y convierte la permanencia en un reto todavía mayor. La gran columna vertebral portero-central-ataque y el bloque del MMT Seguros son sus bazas.

EL ESTRENO, ANTE OTRO RECIÉN ASCENDIDO

 

El primero choque liguero se disputa este sábado en el Ángel Nieto a partir de las 17.00 horas ante el Teucro: nunca se habían enfrentado en Asobal. El partido se verá por televisión, en la plataforma Movistar (Dial 56) que seguirá, con atención, el debut del vigente Campeón de la Liga Loterías ASOBAL, el FC Barcelona Lassa, frente a Fertiberia Puerto Sagunto; la visita de ABANCA Ademar León a la pista de Frigoríficos Morrazo y el duelo de recién ascendidos entre MMT Seguros Zamora y Condes de Albarei Teucro.

El MMT Seguros arranca este sábado su segunda aventura en la Liga Asobal tras el brillante ascenso de la pasada temporada menos de dos años después del primera ascenso a la División de Honor. El regreso a la máxima categoría confirma que el Balonmano Zamora atraviesa por su momento más dulce y que cuenta con un proyecto cuajado en el que no ha descuidado la cantera al tiempo que ha sido capaz de tener un equipo al máximo nivel. Que Zamora tenga un equipo en Asobal es un hito, y haberlo repetido tiene un valor incalculable, difícil de calibrar de momento.

 

Ahora lo que llega es una competición muy complicada. El MMT Seguros se va a encontrar una Asobal más fuerte y la permanencia, el objetivo obligado, va a ser un 'más difícil todavía': Eduardo García Valiente tiene claro que lograrlo será más duro que hace dos años. El balonmano español ha recuperado algo de 'aire' y los equipos se han reforzado, será más difícil competir, pero la permanencia no es un objetivo descabellado. La clave será el comportamiento en la pista del Ángel Nieto: si los 'guerreros de Viriato' amarran muchos puntos en su feudo tendrán mucho hecho.

 

Para conseguirlo, el equipo cuenta como armas con el bloque. No ha cambiado mucho, se mantienen casi todos los nombres de hace un par de temporadas; no están los chilenos Salinas y Reyes, pero estos años han llegado otras piezas. Con respecto a la última liga se ha ido Leo Maciel, un portero de máximo nivel y clave para el ascenso, pero su recambio promete: Calle ha demostrado que para, y mucho. El club ha fichado a última hora a un cañonero, el brasileño Anderson Dos Santos. Y se mantiene al genial Octavio. Esta columna vertebral de portería-central-ataque es, de sobra, nivel Asobal, y se complementa con el resto del bloque con jugadores de nivel contrastado como Jortos, Ceballos, Mouriño o Abalos y la incombustible gente de casa, canteranos incluídos, que le dan sentido al proyecto. Un ejército suficiente para dar la batalla.