Un millar de motoristas desafían al frío y traen la caravana de Motauros a Zamora

Un participante en la concentración de motos Motauros en Zamora. Foto: EP

La lluvia impide cumplir las previsiones de asistencia, pero muchos valientes se han presentado en Zamora con sus motos para esta concentración.

Un millar de motoristas se han desplazado en la mañana de este sábado a la ciudad de Zamora para consolidar así el hermanamiento entre Motauros y la capital del Duero. Finalmente, las previsiones de recibir a 4.000 moteros no se han cumplido a causa de la lluvia, aunque ello no ha impedido a los más valientes completar el recorrido desde Tordesillas.

 

La llegada de Motauros a Zamora ha estado regada por lluvia, pero aún así quienes se han desplazado han disfrutado un recibimiento con honores a base de caldo para engañar al frío, vino de Toro y ternera de Aliste. El teniente de alcalde, Antidio Fagúndez, ha sido el encargado de dar la bienvenida a los motoristas, deseándoles una gran estancia "por los bares y restaurantes" de la capital.

 

Por su parte, Juan Carlos Ruiz, presidente de Motauros, ha realizado el anuncio que todo el mundo en Zamora estaba esperando. "Este es el segundo año que nos desplazamos a esta ciudad y podemos decir que estamos como en casa. Aquí siempre nos tratan bien, nos reciben como a gente de los suyos y por eso esperamos que esto dure por muchos años", ha señalado.

 

Un guante que ha recogido Kike González, presidente de la Asociación Motociclista Zamorana (AMZ), quien ha augurado un buen entendimiento con la organización de Motauros para el futuro con el firme objetivo de que la excursión a la capital se convierta en un imprescindible dentro del programa de cara al futuro.

 

Los mil motoristas han disfrutado en Zamora de una exhibición de "stunt" a cargo de Paulo Martinho y posteriormente han sido invitados a un tradicional arroz a la zamorana, cortesía de la AMZ y el Ayuntamiento de Zamora.