Un MMT Seguros desatado se reivindica con una victoria de prestigio

El Balonmano Zamora da la sorpresa y derrota ampliamente al tercer clasificado de Asobal, Guadalajara, por 34-27. Los 'guerreros de Viriato' hicieron un balomano imparable y desataron la euforia de su grada.

El balonmano español parece despertar esta temporada de un largo letargo, y en medio de un incremento de presupuestos, el aire fresco es el MMT Seguros-Balonmano Zamora, que sigue fiel a sus principios y que con su balonmano es capaz de derrotar a un equipo que hace sólo unos días fue el primero que en cuatro años y medio lograba parar al FC Barcelona. El Guadalajara, tercero de la Liga, puso fin a una racha de 133 victorias seguidas del todopoderoso Barça. Y sólo unos pocos días después ha doblado la rodilla en Zamora, todo un síntoma de lo que se cuece en el balonmano zamorano.

 

Valga esta reflexión para anticipar que el MMT Seguros ha logrado la victoria tras lo que se puede calificar como un partidazo, puede que el mejor que ha hecho en su andadura en Asobal. El equipo zamorano tiene que aferrarse a la magia de su cancha, su principal baza para el objetivo de la permanencia, pero lo que ha protagonizado este sábado en el Ángel Nieto es harina de otro costal. Los 'guerreros de Viriato' no han dado opción al equipo revelación de la temporada, con el mítico Joseja Hombrados en la meta y el máximo goleador de la Liga en ataque. Pero este sábado el que brilló fue Carlos Calle y en ataque el MMT fue un vendaval: Jortos hizo siete y Dos Santos, Octavio y Mouriño hicieron otros seis cada uno.

 

Pero donde se cimentó todo fue en defensa. Desde el primer minuto, Fernando comandó las acciones defensivas para parar a los alcarreños. Ahí se lo pusieron un poco más fácil a un inspirado Carlos Calle, que por momentos fue un auténtico muro atrás, mientras Jortos le hacía un 'siete' a todo un Hombrados con la colaboración de un inspiradísimo Mouriño en el pivote y el acierto de Anderson y Octavio. 

 

Pero al margen de nombres la victoria fue coral. A cada propuesta de Guadalajara, Eduardo García Valiente y sus chicos tuvieron respuesta, incluso cuando el rival dio el arreón que se esperaba. Pero este sábado funcionó todo, del primero al último, con dos menciones especiales. Iñaki, que está dando muy buenos minutos y soluciones al equipo, y el joven Raúl que desatascó al equipo con su descaro cuando el rival hizo peligrar el parcial del primer tiempo.

 

Con cinco goles de ventaja al descanso, la segunda parte se antojaba complicada pero el equipo tiró de garra y puso sobre la pista un torrente imparable de balonmano con todo tipo de argumentos. El remate fue la grada, rendida a los 'pistacho', que llevó al equipo en volandas: las ovaciones empezaron en el minuto 11 de la segunda parte. Guadalajara no encontraba portero atrás y su artillero Márquez se descentró con la defensa zamorana, y ahí quedó sellada otra victoria, tercera del año, todas en casa, y que mantiene al equipo en la lucha por su sueño.