Un monasterio cisterciense de León, último en incorporarse a la lista de patrimonio en peligro

El monasterio de Sandoval, un BIC del siglo XII, ha visto desaparecer uno de sus dos claustros y buena parte de sus dependencias están a punto de derrumbarse.

El Monasterio de Sandoval, un Bien de Interés Cultural sito en la localidad leonesa de Villaverde de Sandoval, es la última incorporación a la Lista Roja del Patrimonio en peligro, la clasificación que agrupa a los monumentos españoles que están a punto de desaparecer por falta de conservación. El monasterio ha sido incorporado este día 17 de mayo a la lista, en la que entró esta misma semana otro monumento de Castilla y León, la iglesia de San Félix de Oca, en Villafranca Montes de Oca (Burgos), un templo con doce siglos de historia.

 

Según describe la asociación Hispania Nostra, responsable de la Lista Roja del patrimonio en peligro, el de Sandoval "es un colosal monasterio de la orden cisterciense situado en MansillaMayor (León). Con dos claustros, uno desaparecido, una iglesia y numerosas edificaciones auxiliares es uno de los exponentes del arte cisterciense".

 

Como denuncia la asociación, "actualmente, únicamente la iglesia se mantiene en un estado de conservación bueno. Parte del claustro está hundido, las naves monacales son meros muros al borde del colapso. El emblemático edificio de La Panera de 1789 sufrió un derrumbe en 2015 y puede colapsar completamente en cualquier momento". En los últimos años se han hecho algunas reivindicaciones para intentar frenar su deterioro y salvarlo de la ruina total.

 

Castilla y León cuenta con 242 monumentos en esta lista y es, de largo, la comunidad que más bienes en peligro alberga. Precisamente León, con 49, es la provincia con presencia más numerosa de nomumentos al borde de la desaparición.

 

El monasterio de Sandoval fue fundado en 1167 por el conde Pedro Ponce de Minerva y su mujer Estefanía Ramírez en terrenos donados anteriormente por el rey Alfonso VII, es claro ejemplo de tardorrománico de transición al gótico (siglo XII al XIII). En esta época se construyó la cabecera, crucero y primer tramo de las naves. En estos espacios se manejaron ya soluciones del gótico, como el empleo de bóveda con ojivas sobre soportes románicos. La segunda etapa se inició en el siglo XV con la prolongación de las naves añadiendo otros dos tramos y cerrando el todo con un hastial. Fue obra del gótico tardío. El responsable de esta segunda obra fue el abad Pedro de la Vega, cuyo recuerdo se haya inscrito a los pies de la nave del Evangelio, en el muro norte.