Un piso en Burgos, 1,5 millones y un Audi de 1995: los bienes de Herrera en su despedida

Herrera fue el primer presidente que hizo públicos sus bienes en Castilla y León, una práctica ahora habitual.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, será sustituido este martes por Alfonso Fernández Mañueco que, previsiblemente, logrará la confianza de las Cortes gracias a los votos de PP y Ciudadanos en una investidura que solo un error o ausencias pueden evitar. Herrera deja el cargo después de 18 años, tiempo en el que la política ha cambiado sustancialmente en algunas cuestiones, especialmente, en materia de transparencia. Cuando fue designado por primera vez, no era fácil saber cuánto cobraba un cargo político, y mucho menos cuánto tenía en el banco o cuál era su patrimonio.

 

Sin embargo, Herrera fue el primero en dar pasos hacia la transparencia de las cuentas de un político en Castilla y León. Fue en febrero de 2013 cuando decidió hacer pública su primera declaración de bienes e intereses que se pudo consultar presencialmente en las Cortes. Fue el resultado del anuncio hecho en julio de 2012, cuando planteó "un Proyecto de Ley de Transparencia y Gobierno Abierto, que recoja y eleve al máximo rango el compromiso y las iniciativas que el Gobierno de la Comunidad viene desarrollando en este campo". Meses después, Herrera daba a conocer sus bienes y también lo hacían todos los consejeros de su gobierno.

 

Pero, ¿cuáles son sus datos económicos en el final de su trayectoria? Herrera ha percibido durante su último año un sueldo de 73.211,28 euros. Es uno de los sueldos más bajos entre los presidentes de comunidad autónoma: los hay muy superiores, como loas 145.000 euros del de la Generalitat de Cataluña.

 

Herrera ni siquiera es el que más cobra de su gobierno (la consejera de Economía superaba los 100.000 euros). Una treintena de miembros de su gobierno gana más: de hecho, incluso la directora del gabinete de presidencia cobra más. Su sueldo se ha mantenido estable en los últimos años. Como el resto de altos cargos de la administración pública, no percibe remuneración económica alguna más.

 

Según su última declaración de bienes publicada, Herrera se despide con un piso en propiedad en Burgos, un tercio de otro y de un local en el municipio y la mitad de dos fincas en Hortigüela y Villatoro, también en Burgos. Declara un saldo de 68.974 euros en cuentas corrientes y 1.406.129,33 euros en fondos de inversión. En su día, cuando publicó por primera vez estos datos, estaban repartidos entre una cuenta de inversión y varios fondos de inversión; en 2013 totalizaban un millón de euros. También adjuntó en su día las declaraciones de la renta.

 

Por último, declara que su único vehículo en propiedad es un Audi A4 matriculado en 1995 que no ha sustituido en todo este tiempo. No tiene créditos, préstamos o deudas pendientes.

 

En comparación, el nuevo presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, recogía en la última versión de su declaración de bienes en el Ayuntamiento de Salamanca cerca de 150.000 euros en planes, pensiones y cuentas, dos pisos en Salamanca (uno producto de una herencia), el 3% de una finca en Íscar, un BMW de 2009 y un VW Golf de 2010 y casi 270.000 euros pendientes de hipoteca.