Un tropiezo priva a Emilio Merchán de una nueva victoria en el Sella

Merchán y Ramalho, en el segundo lugar del podio. Foto: EP

El zamorano y su compañero Ramalho pelearon por el triunfo, pero un inoportuno tropiezo del luso en el porteo les privó de ganar en el regreso de Merchán a la fiesta de las piragüas.

El zamorano Emilio Merchán se ha quedado muy cerca de una nueva victoria en 'la fiesta de las piragüas', el descenso del Sella, en la que ha terminado segundo. El piragüista zamorano regresaba a esta prueba, que ya había ganado hace unos años, con el portugués Ramalho de compañero y sólo un tropiezo de este en el porteo les ha privado de luchar hasta el final por el triunfo, aunque han dado la batalla desde el primer momento a Fernández y Bouzán.

 

El gallego Álvaro Fernández Fiuza y el asturiano Walter Bouzán se han impuesto este sábado en la 81ª edición del Descenso del Sella, por lo que consiguen su octava victoria consecutiva en la prestigiosa prueba, en la que este año han participado más de un millar de palistas. A bordo de su K-2, Fiuza y Bouzán fueron los primeros en llegar a la meta ubicada en Ribadesella, por delante de los segundos clasificados, el portugués Leonel Ramalho y el zamorano Emilio Merchán, que acusaron un tropiezo del luso en el porteo.

 

Por su parte, Julio Martínez y José Julián Becerro, segundos el año pasado y que comandaron el primer tramo de la prueba desde Arriondas, completaron el podio de la prueba con su tercer puesto, dejando fuera del cajón a los locales Miguel Llorens y Luis Amado.

 

Mientras, en K-1, el asturiano Alberto Plaza consiguió la victoria tras ser tercer en la edición anterior al imponerse al argentino Franco Balboa. Además, la victoria en categoría femenina fue para el K-2 de la navarra Amaia Osaba y la gallega Tania Álvarez, que lideraron un podio al que también subieron los tándems formados por Eva Barrios y Aurora Figueras y Patricia Coco y Cristina Franco.

 

Todo ello en una jornada festiva iniciada con el pregón del campeón olímpico de K-2 200 y tetramedallista en Juegos, Saúl Craviotto, que también participó de la fiesta de las piraguas en un K-2 junto a su padre.