Un Zamora desquiciado se condena a la vía más difícil para el ascenso

Un Zamora CF superado por el reto de la remontada deja escapar su primera opción de ascenso y se condena a la vía lenta, con dos eliminatorias más si quiere volver a Segunda B. La expulsión de Rubén Moreno, justa, acabó con toda posibilidad.

El Zamora CF ha dejado escapar su primera oportunidad para el ascenso en un mal partido en el que los rojiblancos pagaron muy caro un exceso de tensión que no supieron aprovechar en su favor. Muchos jugadores se mostraron fuera de sí y por ahí vinieron todos los problemas de los locales. El primero, traducido en una expulsión de Rubén Moreno que agredió a un rival después de haber recibido una entrada; una acción que tendrá consecuencias porque se perderá, al menos, los dos próximos partidos por la roja directa.

 

Pero no fue una acción aislada. Muchos jugadores estuvieron excesivamente revolucionados de cara a los rivales, pero no a favor del juego del Zamora CF que estuvo irreconocible, romo en ataque y superado por un reto, el de levantar el 3-1 de la ida, que se demostró fuera de su alcance en todo momento.

 

La primera parte así lo ha demostrado porque, al margen de un arranque explosivo, poco más hizo el Zamora CF que lograra hacer mella en el Mancha Real, que demostró mucha más calma y saber estar y que supo jugar con el marcador en todo momento. Tras los primeros minutos, la defensa jiennense se mostró infranqueable para los locales y tras la explusión de Rubén Morona se quedó sin una de sus principales bazas ofensivas. Además, y muy al contrario de lo que hacía falta, el equipo andaluz se mostraba peligroso en sus salidas ante un Zamora CF muy adelantado, y el meta local Rodri tuvo que hacer de líbero en varias ocasiones.

 

Minutos después, llegaría la puntilla para el Zamora CF, un gol a la salida de un corner provocado precisamente en una de esas salidas. El 0-1 ponía el objetivo totalmente cuesta arriba y apagó el enorme ambiente que se vivió en el Ruta. Los rojiblancos sacaron ahí su peor cara, con varias acciones innecesariamente duras.

 

La segunda parte ya no tuvo más historia, El conjunto rojiblanco no fue capaz de darle la vuelta a la situación y el partido fue cada vez más del equipo más sereno sobre el campo, el Mancha Real. La sentencia, el 0-2 en el minuto 73 de Elady, empezó a vaciar unas gradas que se habían volcado con el equipo y que se fueron con la decepción a casa. Ahora, a pensar en el calvario de un ascenso por la vía más larga.

Noticias relacionadas