Una batalla en el Duero trae el recuerdo de la Segunda Guerra Mundial a Zamora

El Duero será protagonista este fin de semana de la recreación histórica de la Batalla de Stalingrado y la Toma del Puente de Kalach. Alrededor de 200 recreadores participarán en este acontecimiento.

Alrededor de doscientas personas procedentes de toda España y de otros países europeos participarán en la recreación histórica de uno de los episodios decisivos de la Batalla de Stalingrado y, por lo tanto del frente oriental durante la Segunda Guerra Mundial, como es la toma del puente de Kalach sobre el río Don, que se desarrollará este fin de semana en Zamora, con el Duero y los alrededores del puente de Piedra como principales escenarios.

 

Esta recreación será única en toda Europa Occidental, según ha manifestado el principal responsable de la organización, José Miguel Alberte, ya que atraerá el mayor número de recreadores de este acontecimiento decisivo para el inicio del fin de la segunda Guerra Mundial, que se darán cita en Zamora de forma totalmente altruista y voluntaria, aportando su propio material e indumentaria. También se contará con un par de carros de combate, vehículos y otros elementos bélicos de la época.

 

La actividad se complementa con la exposición abierta hace diez días en el Centro de Interpretación de las ciudades medievales, y tendrá como prolegómeno un par de conferencias introductorias de aquel acontecimiento histórico. La primera de ellas, "De Barbarroja a Stalingrado: Cénit del Ejército Alemán", tendrá lugar esta tarde a partir de las 20,00 horas en el mismo Centro de las Ciudades Medievales a cargo del coronel de Infantería Vicente Elices. Y la segunda, "Cartas desde el Volga: La Batalla de Stalingrado" a cargo de Daniel Ortega, tendrá dos sesiones el viernes y sábado próximos.

 

La concejala de Cultura, Mª Eugenia Cabezas, que ha acogida esta iniciativa novedosa, aseguró que además de la exposición abierta en el Centro del as Ciudades Medievales merecía la pena aprovechar la presencia de una asociación como "Special Service", experta en este tipo de eventos, para hacer una recreación histórica del punto clave de la Batalla de Stalingrado: la toma del Puente de Kalach, y ello por diferentes motivos. Primero porque "para la Concejalía de Cultura la divulgación de la cultura es una de sus funciones y por eso consideramos que aprender de la historia y de otras disciplinas es importante y bueno para a los zamoranos, y una recreación sobre la II Guerra Mundial es una buena forma de suscitar el interés por la Historia".

 

Pero además se trata de una actividad cultural que al mismo tiempo atraerá a un buen número de visitantes a la ciudad, ya que las recreaciones históricas tienen cada vez una mayor cantidad de seguidores que se mueven en pos de esos eventos. Y es que esta recreación en concreto ha suscitado ya mucho interés, con llamadas de numerosos puntos de España y también de extranjero "incluido un grupo de una decena de rusos", para acudir el fin de semana a Zamora. Por lo tanto con este acontecimiento "se conseguirá el doble objetivo de contribuir a la divulgación histórica y a la promoción turística de la ciudad" según manifestó la concejala de Cultura.

 

El principal responsable de la organización y de Imperial Service considera que lo importante es ofrecer un evento "que sea único, que sea llamativo, que sea de calidad y que atraiga la curiosidad del público", porque el Románico lo tendremos siempre y el turista podrá venir en cualquier momento, pero acontecimientos como el que se anuncia para este fin de semana en Zamora es verdaderamente único.

 

Según explico José Miguel Alberte el epicentro de la contienda estará en las inmediaciones de las aceñas de cabañales y la isla de los Conejos, donde se instalarán los campamentos de las tropas nazis y soviéticas, pero también será protagonista el resto de la ciudad donde se llevaran a cabo simulaciones de asaltos, con un desfile de todos los recreadores, además de una parada militar y el homenaje a las víctimas civiles de la II Guerra Mundial en la plaza Mayor. Además los campamentos ubicados en las proximidades del Duero estarán abiertos al público a partir de las 10 de la mañana para que todos los ciudadanos puedan visitarlos.