Cyl dots mini

Una fuerte nevada impide la celebración del Santo Entierro de Bercianos de Aliste

Descendimiento del Cristo en Bercianos de Aliste.

El temporal obliga a suspender la procesión al Calvario, pero sí se ha podido celebrar el sermón del descendimiento en el interior de la iglesia.

Una sorprendente y copiosa nevada a finales de marzo ha obligado a suspender el Santo Entierro de Bercianos de Aliste, una de las celebraciones más puras de la Semana Santa en Zamora, que forma parte de las procesiones del Jueves y el Viernes Santo de esta localidad zamorana que están declaradas Bien de Interés Cultural.

 

La procesión alistana, la primera que fue declarada patrimonio inmaterial, se ha convertido en los últimos años en un símbolo de la autenticidad de las procesiones en Zamora, llenas de devoción y austeridad. De hecho, es uno de los ritos más genuinos que se conocen porque se conserva casi invariable desde hace siglos. Así lo contó el periodista de TRIBUNA Félix Oliva en el año 2014.

 

Los vecinosno no han podido recrear este año el entierro de Cristo, aunque sí se ha podido celegrar el sermón del Descendimiento, pero dentro de la iglesia de San Mamés en vez de fuera del templo como se hace habitualmente. La lluvia y una fuerte nevada han impedido la procesión al calvario en la que los cofrades visten sus mortajas y llevan la urna hacia el Calvario, un cerro a la salida del pueblo. A cubierto, se ha procedido con el desenclavamiento del Cristo articulado de su cruz, al que se retiran clavos y corona de espinas, y al que posteriormente se ha bajado para depositarlo en una urna.

 

En el acto, las mujeres han vestido de luto y la mayoría de los hombres con túnicas blancas de lino y caperuz romo también blanco, traje que será el que usen como mortaja cuando sean enterrados al morir, según manda la tradición en este pueblo zamorano. Algunos de los cofrades de mayor edad o de nuevo ingreso han sustituido esa prenda de vestir por la típica capa parda alistana. El acto se ha cerrado con el canto del Miserere.

 

Se trata esta de una de las procesiones que más despierta el interés de los turistas y no está muy claro cuál es su origen aunque se cree que el uso de las mortajas con la que los bercianos serán amortajados cuando mueran fue una promesa que hicieron cuando el pueblo se libró de una peste.

Noticias relacionadas