Uno de cada tres lanzamientos por no pagar la vivienda en Zamora corresponden con el alquiler

Stop Desahucios

Los desahucios se pasan de la hipoteca al alquiler: casi cien inquilinos fueron expulsados durante el año pasado por no pagar la renta en medio de una 'burbuja' de precios.

Los desahucios siguen instalados en el centro del acceso a la vivienda. La pérdida del hogar por el impago de la hipoteca saltó a la actualidad durante los peores años de la crisis cuando hasta 200 zamoranos cada año llegaron a ver cómo la entidad financiera que les había prestado dinero para comprar su casa ejecutaba la hipoteca. El siguiente paso fueron los procesos para el lanzamiento, la expulsión del hogar por no poder pagar, ni poder llegar a un acuerdo con el banco o caja de turno. Hasta que las administraciones pusieron coto a este problema con instrumentos para la refinanciación obligatoria.

 

Sin embargo, el problema de los lanzamientos, el proceso en el que quien vive en una casa es expulsado de la vivienda, persiste todavía. Ahora ha migrado hacia los alquileres, aunque en realidad habría que decir que nunca ha dejado de estar presente en este mercado que concentra el núcleo del problema en la actualidad. Durante años el foco ha estado puesto en la pérdida de la vivienda que muchos propietarios habían estado pagando, pero que llegado un momento no podían sufragar por la pérdida del empleo. Ahora, el problema está en los alquileres.

 

Según los datos del CGPJ, durante el año pasado el número de lanzamientos por no pagar la renta afectó a 93 inquilinos titulares de un alquiler en Zamora. El número de lanzamientos por impago de hipoteca se quedó en 52 casos: es decir, uno de cada tres casos en el que alguien es expulsado de su vivienda corresponden los impagos de alquileres.

 

El problema viene de atrás pero se ha acentuado en los últimos años, hasta el punto de que en 2017 alcanzó su máximo reciente tras dos años de cifras similares: 93 en 2016 y 88 en 2015. En 2014 y 2013 superaron los cien casos anuales (115 y 133, respectivamente), pero los lanzamientos por impago de la renta estaban a la sombra del drama de los desahucios y de los lanzamientos por impago de la hipoteca, a cerca de 150 cada año. Este pasado 2017 se ha registrado una cifra bastante baja, rondando el medio centenar.

 

 

Castilla y León, entre las más afectadas

 

Castilla y León se sitúa entre las cuatro comunidades autónomas donde más desahucios hubo por cada 100 viviendas en 2017, según un análisis realizado sobre las estadísticas de desahucios de alquiler en base a los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el INE. Cantabria y la Comunidad Valenciana fueron las regiones donde hubo más desahucios, con un 1,4%, seguidas de Castilla y León y Murcia, ambas con 1,3%. La 'burbuja' de precios

 

Desde que el CGPJ empezó a recoger los desahucios por impago de alquiler en 2013, año tras año ha habido más lanzamientos por dejar de pagar la renta del alquiler que por impagar la hipoteca a nivel nacional. Seis de cada diez desahucios en España -35.666, el 58,7%- fueron consecuencia de procedimientos por impago de cualquier tipo de inmueble derivados de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), mientras que otros 22.330 -el 36,8 %- se derivaron de ejecuciones hipotecarias y los 2.758 restantes obedecieron a otras causas. En total, hubo 60.754 desahucios, de todo tipo de inmuebles, no sólo vivienda habitual, un 3,6% menos que en 2016.