Villalpando, Fuentesaúco y Alcañices, entre las zonas donde más difícil es encontrar un comercio

Comercio minorista

La Junta identifica trece zonas donde miles de habitantes no tienen comercios a los que acudir. Noreste de Zamora (Villalpando), este de Zamora y límite con Salamanca (Fuentesaúco) y centro-oeste de Zamora (Alcañices) son las más afectadas.

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, ha presentado en el transcurso de una reunión con la Red de Agentes de Comercio Interior (RACI) y representantes del sector comercial, las conclusiones de un estudio elaborado por su departamento que identifica 24 zonas de la Comunidad con mayor déficit de establecimientos dedicados a la venta de productos cotidianos. Este informe sentará las bases para el plan de abastecimiento en el medio rural, que pretende corregir las debilidades y desequilibrios detectados en la prestación de este servicio de primera necesidad, con el objetivo último de generar actividad y empleo en los pueblos y fijar población. Para completar este diagnóstico y articular medidas, la Junta va a implicar a las diputaciones provinciales aprovechando su cercanía y elevado grado de conocimiento del territorio.

 

El III Plan de Comercio: Estrategia para el Comercio de Castilla y León 2016-2019 aborda en el área dedicada al Tejido Empresarial la necesidad de complementar y fortalecer la actividad comercial en el medio rural, buscando la mejora del abastecimiento y conectando las fórmulas de venta de los grandes y medianos operadores con posibles emprendedores locales interesados.

 

Para caminar hacia la consecución de este reto, la Dirección General de Comercio y Consumo ha elaborado un diagnóstico de situación con una doble finalidad: por un lado, detectar en el mapa las zonas con problemas de suministro de artículos esenciales para los ciudadanos (alimentación, droguería y perfumería) y, por otro, localizar nichos de mercado, es decir, oportunidades para la apertura de nuevos negocios que dinamicen la economía de los núcleos rurales.

 

Los primeros resultados de este informe permiten avanzar el enfoque de las medidas que se incluirán en el plan de abastecimiento en el medio rural: los incentivos al emprendimiento en este sector y la captación y apoyo al asentamiento de otras fórmulas de distribución que actúen allí donde se den las condiciones para que prosperen.

 

El estudio se ha realizado a partir de las Unidades Básicas de Ordenación y Servicios del Territorio (UBOST) delimitadas conforme al proyecto de ley de Ordenación, Servicios y Gobierno del Territorio de la Comunidad –en fase de tramitación parlamentaria en las Cortes de Castilla y León– y acota 24 zonas que presentan déficit comercial en distinto grado, en función de la superficie de venta al público de supermercados y de tiendas de producto cotidiano por habitante.

 

 

Clasificación en tres grupos en función del grado de déficit comercial

 

Estas 24 áreas agrupan 1.251 municipios en los que residen 459.291 habitantes. Pese a contar en su conjunto con 2.656 comercios de productos básicos, en 733 localidades no existe ningún local de este tipo y en 228 sus vecinos sólo disponen de un establecimiento para adquirir víveres. Por este motivo, el análisis efectuado por la Junta clasifica estas zonas en tres grupos según el grado de desabastecimiento detectado. En el primero se sitúan las zonas con más déficit comercial, que son siete: noroeste de Burgos (Alfoz de Quintadueñas, Villadiego); oeste de Burgos y límite con Palencia (Melgar de Fernamental, Villalbilla de Burgos); noreste de Zamora (Villalpando); los límites geográficos de las provincias de Burgos y Segovia (Cantalejo); este de Soria (Ágreda); este de Zamora y límite con Salamanca (Fuentesaúco), y centro-oeste de Zamora (Alcañices).

 

En un segundo bloque se ubican tres áreas: norte de León (Villablino) y sur de León (Astorga, La Bañeza) –donde se observa un desequilibrio motivado por la existencia de municipios que casi monopolizan la existencia de supermercados en sus respectivos territorios– y centro-este de Salamanca (de Tamames a Alba de Tormes) –donde se aprecia una deficiente presencia de tiendas y una superficie de metros masiva en un extremo de la zona, en concreto, en Carbajosa de la Sagrada–.

 

Para finalizar, el tercer apartado está compuesto por 13 zonas en las que es recomendable mejorar el suministro de bienes de primera necesidad. Son este de León (Cistierna); centro de Palencia (Saldaña); norte de Burgos (Briviesca, Villarcayo); este de Burgos (Salas de los Infantes, Belorado); centro de Burgos (Lerma); zona limítrofe de las provincias de Palencia, Valladolid y Burgos (Venta de Baños); noroeste de Valladolid (Medina de Rioseco); oeste de Zamora en su límite con Salamanca (Vitigudino); norte de Ávila (Arévalo); sureste de Soria (Almazán); oeste de Salamanca (Lumbrales); centro de Salamanca (Vitugudino), y oeste de Ávila y este de Salamanca (Peñaranda de Bracamonte, Guijuelo, Burgohondo).

 

Subvención de 396.000 euros a las diputaciones para completar este mapa

 

En el plan de abastecimiento comercial en el medio rural de la Junta va a jugar un papel esencial la RACI, que es el instrumento de colaboración público-privada constituido en el marco del III Plan de Comercio, que aglutina a instituciones locales y provinciales y a representantes del sector. En este sentido, la consejera de Economía y Hacienda ha anunciado esta mañana la inminente concesión de una subvención de 396.000 euros a las diputaciones para que, con una parte de ese importe, contribuyan a completar este mapa de la distribución comercial presentado hoy y colaboren en el diseño de iniciativas que lo mejoren. Se trata de aprovechar el conocimiento más profundo del territorio que tienen estas administraciones para definir las zonas prioritarias de actuación, incluyendo las que puedan surgir, y las fórmulas más adecuadas para subsanar su déficit comercial.

 

Asimismo, de forma simultánea a la elaboración de este estudio y con los objetivos prefijados, la Junta ha venido perfilando algunas de las medidas que pueden aplicarse para equilibrar el nivel de aprovisionamiento de productos básicos en los pueblos de Castilla y León.

Noticias relacionadas