Volkswagen Polo GTI: curvas, por favor

El utilitario más equilibrado del mercado tiene entre sus filas una versión muy divertida y apetecible. En su última generación, estrena un nuevo motor y unos amortiguadores electrónicos que le permiten dar un gran salto de calidad para situarse en lo más alto de la categoría.

El Volkswagen Polo GTI sigue siendo una auténtica referencia en su competido segmento. Gracias a sus mejoras mecánicas y de equipamiento, la versión deportiva del deportivo alemán se consolida como un gran coche que sirve para divertirte cuando llegan las curvas y para utilizarlo a diario sin que sea incómodo de conducir.

 

Si comenzamos por el análisis de su diseño exterior, nos gustaría destacar que, a diferencia de muchos de sus rivales, el Polo se comercializa en versiones de tres y cinco puertas -no ocurrirá lo mismo con la próxima generación, que solo que comercializará en formato de cinco puertas-. En el frontal destacan los faros LED para las luces de cruce y carretera, que son opcionales y están disponibles por primera vez en este modelo. También destacan el perfil rojo de la parrilla, que se prolonga hasta los faros, y la típica estructura de panel de abeja que caracteriza a los modelos GTI. Además, el equipamiento de serie incluye también los sensores de aparcamiento delanteros y traseros (ParkPilot), eyectores limpiaparabrisas delanteros calefactables y un sistema de limpieza de faros.

 

Visto de perfil, el Polo presenta unos faldones exclusivos para esta versión y unas nuevas llantas de aleación ligera de 17 pulgadas con pinzas de freno de color rojo que le sientan realmente bien. En la zaga, destacan el alerón trasero, los faros traseros de color rojo oscuro, el difusor de color negro y el doble tubo de escape cromado situado en el lado izquierdo de la zaga. Adicionalmente, para poner la guinda al pastel, el aspecto exterior se completa con los emblemas GTI que no deben faltar ni en la parrilla ni en los pasos de rueda.

 

El nuevo Polo GTI ofrece siete colores diferentes para la carrocería. Los tonos uniformes son «Blanco Puro », «Rojo Flash» y «Negro». Los colores metalizados son «Plata Réflex», «Negro Profundo efecto perla», y «Azul Seda ». Asimismo, está disponible en “Blanco Oryx nacarado”.

 

ELEGANTE, DEPORTIVO Y MUY BIEN HECHO

 

El interior se caracteriza por las insignias GTI específicas y la tapicería tradicional de cuadros de diseño «Clark» de los asientos. Además, con la entrada en escena de la nueva gama, hay cambios en la consola central -estrena diseño e incorpora más botones-, en el volante deportivo de cuero -es el mismo que equipa el Golf GTI-, en el pomo de la caja de cambios, en la empuñadura del freno de mano y en los ribetes de las alfombrillas, que disponen de costuras de contraste rojas.

 

Como suele ser habitual en Volkswagen, la terminación de todo el habitáculo es impecable -todos los materiales, transmiten calidad y agrado-. Nos gustaría destacar el recubrimiento de la parte más visible del salpicadero, que está formado por un material blando de tacto y aspecto agradable. Por lo demás, las sensaciones de calidad son superiores a lo que podemos encontrar en la mayoría de los modelos del segmento de los compactos. El puesto de conducción está cuidado, pues encontramos amplios reglajes en los asientos y el volante para adaptarnos a la perfección. Además, el mando del cambio y el resto de botones están muy bien ubicados para que sean accesibles.

 

Los asientos del Polo GTI son sólidos, envolventes, muy confortables y tienen una calidad de fabricación ciertamente destacable. Tan solo nos hubiera gustado que la zona lumbar recogiera mejor el cuerpo. La tapicería tradicional de cuadros nos parece muy recomendable y es de calidad, no obstante, para aquellos clientes que busquen algo diferente, se puede solicitar, opcionalmente, un tapizado de «Alcantara/símil cuero».

 

La versión de tres puertas, que ha sido objeto de esta prueba, equipa delante el asistente de acceso al vehículo «Easy Entry», mediante el cual los asientos delanteros pueden desplazarse hacia adelante y regresar seguidamente a su posición inicial realizando una sola maniobra. El acceso a las plazas traseras se realiza con comodidad, además, el espacio disponible en las mismas, es de lo mejor de la categoría.

 

El Polo GTI ofrece un volumen de carga de 204 litros -un buen dato-. Si necesitamos mayor capacidad, los respaldos de los asientos posteriores se pueden plegar para obtener 882 litros.

 

UN MOTOR SOBRESALIENTE

 

Uno de los puntos más destacables del renovado Polo, es el motor. En el caso del nuevo modelo, cambia por completo. De esta forma, estrena un nuevo propulsor 1.8 TSI turbo de inyección directa que pertenece a la serie EA888. Se puede asociar a un cambio manual de seis velocidades, o bien, a una caja automática de doble embrague DSG de siete velocidades. Entrega una potencia de 192 CV entre 4.200 y 6.200 rpm y un par máximo de 320 Nm que se obtiene entre 1.420 y 4.200 rpm.

 

Gracias a esta nueva mecánica, el Polo GTI da un salto de calidad para ganar en prestaciones y agrado de uso. Esta versión del 1.8 TSI es extraordinaria para cualquier tipo de uso, ya que es un motor con una respuesta sobresaliente en todo su amplio margen de giro. Da igual moverse en marchas largas a un régimen de giro bajo, que estirar el motor al máximo para obtener la mejor aceleración posible, las sensaciones son siempre muy buenas y la respuesta del motor es magnífica. Traducido en cifras, el GTI de Volkswagen acelera de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y consigue una velocidad máxima de 236 km/h.

 

No queremos olvidar el cambio manual de 6 velocidades, que tiene un tacto muy agradable y, lo que es más importante, se puede manejar con rapidez para que la conducción deportiva salga ganando. El consumo de carburante puede variar en función del tipo de conducción. En condiciones normales, es posible conseguir un consumo ponderado situado sobre los 7 l/100 km. En ciudad es posible superar los 8 l/100 km y, en carretera, circulando con normalidad, se puede conseguir medias de 6,4 l/100 km.

 

Pero si el motor nos encanta, el chasis está a un gran nivel. Para empezar, los nuevos amortiguadores electrónicos son una gran aportación para que el Polo GTI se sitúe a otro nivel. Además de trabajar muy bien y absorber perfectamente las imperfecciones del firme, podemos regular su dureza para conseguir el coche perfecto en función de cada momento. Con los diferentes perfiles que tiene el coche también podemos ajustar la dureza de la dirección y la respuesta del motor.

 

El equipamiento de serie puede ser muy completo. Incluye también detalles funcionales como iluminación del área de los pies, un actuador de sonido, el sistema de Detección de Fatiga, la pantalla Multifunción Plus y el sistema de infoentretenimiento «Composition Colour». En el Paquete de Lanzamiento sin coste se incluye el radionavegador “Discover Media”, con pantalla táctil a color de 6,5” y una ranura USB, AUX- in y dos ranuras SD.