Volkswagen Polo Sport 1.0 TSI 95 CV DSG 7: sigue siendo el mejor

Con más de 14 millones de unidades vendidas hasta el momento (contando todas las versiones, casi 16,5 millones), el Polo es uno de los vehículos de más éxito de su clase.

La sexta generación del Volkswagen Polo ya está en Valladolid Wagen. Desde su versión más básica, el Polo está disponible de serie con carrocería de cinco puertas y el sistema de vigilancia Front Assist con asistente de frenada de emergencia en ciudad y detección de peatones. Su precio de salida es de 14.740 euros.

 

La gama del nuevo Polo está compuesta por tres versiones de equipamiento (Edition, Advance, Sport). El modelo que pudimos probar estaba asociado al acabado más alto (Sport) y al motor de gasolina sobrealimentado 1.0 TSI. Esta motorización, opcional en el Polo Advance y de serie en el Polo Sport, tiene una potencia de 95 CV a 5.500 rpm y un par motor máximo de 175 Nm entre 2.000 a 3.500 rpm. Su respuesta es muy brillante en todo el rango de giro y, además, hace gala de un refinamiento exquisito. Si hablamos de prestaciones, esta versión es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 10,8 segundos alcanzar una velocidad máxima de 187 km/h. Estos números están al nivel del primer Golf GTI.

 

El modelo que pudimos probar equipaba el cambio automático de doble embrague DSG. Gracias al perfecto escalonamiento de sus siete velocidades y a la rapidez con la que funciona, la conducción se convierte en algo placentero y divertido. Además, también sale beneficiado su consumo, que se sitúa, tal y como cabe esperar, en unos ajustados 4,6 l/100 km en ciclo combinado homologado por el fabricante.

 

En el momento inicial de lanzamiento comercial, el Polo está disponible con tres motores de gasolina; dos 1.0 MPI de 65 CV y 75 CV, y un TSI sobrealimentado de 1,0 litros de 95 CV. Todos los modelos van equipados con el sistema Start-Stop, el modo de recuperación de la energía de frenado. A partir de una potencia de 95 CV es generalmente posible la combinación con un cambio de doble embrague (DSG), como era el caso de nuestra unidad de pruebas.

 

En lo sucesivo se introducirán cinco motores más hasta fin de año: dos de gasolina, dos diésel y uno de gas natural. En relación a los motores de gasolina, se incorporarán un 1.0 TSI de 115 CV y un 2.0 TSI con 200 CV, que estará reservado para la versión deportiva GTI. En cuanto a la oferta diésel, habrá dos eficientes diésel 1.6 TDI, uno de 80 CV y otro de 95 CV. Por último, como gran novedad, cabe destacar el primer motor de gas natural 1.0 TGI de 90 CV.

 

A OTRO NIVEL

 

La ganancia de tamaño ha permitido que el interior sea considerablemente más amplio que el de su predecesor. Asimismo, el Polo es el primer automóvil de su clase que puede equiparse opcionalmente con un cuadro de instrumentos completamente digital. En el mismo eje de visualización y manejo que el de los instrumentos se encuentra el sistema de infotainment, disponible con pantallas de hasta 8 pulgadas y con superficie acristalada en las versiones de gama alta. En los paquetes de lanzamiento Advance y Sport se incorpora App-Connect para disfrutar de las interfaces digitales para smartphones, las apps y los distintos servicios en línea de los teléfonos inteligentes. Los smartphones no sólo se pueden cargar mediante conector, sino, opcionalmente, también de forma inalámbrica (inductiva).

 

El puesto de conducción está muy logrado y, pese a que el nuevo Polo tiene una carrocería algo más baja, personas de generosa altura podrán acoplarse perfectamente a los mandos. Para ello, los dos asientos delanteros se pueden regular generosamente en altura -el volante también permite reglarlo en altura y profundidad-. De igual modo, en las plazas posteriores el espacio disponible es enorme, tanto es así, que parece que estemos en el interior de un modelo del segmento C (vehículos compactos que superan los cuatro metros de longitud). Por último, el maletero es otro de los grandes beneficiados, ya que ahora incrementa su volumen de 280 a 351 litros.

 

Al igual que el Golf, el Touran, el Tiguan, el Passat y el Arteon, el Polo se basa ahora en la plataforma modular transversal (MQB). En este caso se trata de la versión A0, adaptada para modelos especialmente compactos. La plataforma MQB A0 trae consigo todo un arsenal de ventajas. Lo primero que salta a la vista son sus atractivas proporciones, que el equipo de diseño también ha aprovechado en este caso como ventaja para lograr un aspecto muy dinámico.

 

Literalmente, debajo de la carrocería, se esconden las ventajas técnicas de la MQB, como una construcción optimizada, una mayor rigidez de la carrocería, excelentes prestaciones en caso de colisión.

 

Esta nueva plataforma también permite que el Polo sea un coche muy estable y eficaz en todo tipo de trazados. La suspensión, que realiza un gran trabajo para mitigar los balanceos de la carrocería, absorbe muy bien y permite que el Polo sea un coche confortable con una calidad de rodadura impecable. La dirección, que es eléctrica, responde con precisión y suavidad tanto en ciudad como en carretera.

 

En cuanto a equipamiento se refiere, el nuevo Polo ofrece nuevas ayudas a la conducción que ya están presentes en el Golf y Passat. Además, los niveles de acabado de serie Edition, Advance y Sport y el modelo deportivo alto de gama, el Polo GTI (que entrega una potencia de 200 CV), añaden una mayor variedad. Incluso la versión básica del nuevo Polo, la Edition, tiene equipamientos de serie como las luces diurnas de tipo LED con funciones de alumbrado Coming Home y Leaving Home, un limitador de velocidad y el sistema de monitorización de área Front Assist con Freno de Emergencia en Ciudad y Monitorización de Peatones.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: