Y al tercer día resucitó…

Clemente, junto a Villegas y Fuentes avanzan por la calle de Santiago, ante la espera de los fotógrafos. JAG.
Ver album

Silvia Clemente reaparece, tras su terremoto político en el PP, dispuesta a aupar a Ciudadanos a la presidencia de la Junta de Castilla y León, en medio de una gran expectación.

Como la noche y el día. Del negro luto al naranja (coral para ser más precisos). Del Partido Popular a Ciudadanos. De la presidencia de las Cortes de Castilla y León a abanderar la candidatura a las Primarias de un partido “liberal”. Silvia Clemente, que hizo resquebrajar los cimientos de los populares regionales, este lunes ha resurgido para abanderarse en la esperanza del partido de Albert Rivera para alcanzar la presidencia del ejecutivo regional; con permiso de Francisco Igea y de los afiliados, claro.

 

La expectación era total en la pequeña sede de Ciudadanos Valladolid, ubicada en una segunda planta de un bloque de oficinas de la céntrica calle Santiago. Una nube de fotógrafos y cámaras esperaba a la que hasta hace poco más de 72 horas era una de las mujeres fuertes del PP y presidenta de las Cortes.

 

Los periodistas más veteranos se divertían con la escena y confesaban que jamás habían vivido nada igual. Por la calle de Santiago, Villegas, Fuentes y Clemente avanzaban con paso decidido, ante la mirada de muchos viandantes que desconocían lo que iba a suceder minutos después.

 

Llegaron a la sede. Más fotos y pasaron a un despacho contiguo, ante la espera de los periodistas. Quince minutos después la puerta se abría, al lado un cartel con una leyenda cuanto menos apropiada para la ocasión:No hay nada más poderoso que una idea a la que ha llegado su tiempo”. Clemente se esforzaba por sonreír, pero la procesión iba por dentro.

 

A pesar de su tremenda experiencia en la política, ocupando durante dos décadas cargos significativos, lo de cambiar de partido de la noche a la mañana… eso es otra historia. Si para su adiós al PP eligió un riguroso negro, para su bienvenida vistió una colorida blusa en tonos coral (muy cercanos al color corporativo naranjito ciudadano) y es que ya se sabe… al tercer día resucitó... políticamente hablando, claro.

 

El tiempo dirá, primero, si los afiliados de Ciudadanos eligen su candidatura y los votantes, más tarde, confían en ella para ocupar la presidencia de la Junta, su objetivo final.