Yolanda Vázquez: "La improvisación, santo y seña de un equipo de Gobierno perdido y sin rumbo"

Yolanda Vázquez, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Ávila.

La portavoz socialista en el Consistorio insiste en el desconocimiento de la Corporación Municipal en cuestiones del día a día en la ciudad 

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Ávila, Yolanda Vázquez, ha cuestionado el conocimiento y capacidad del equipo de Gobierno de la capital, "no sólo para gestionar la crisis sanitaria sino para cuestiones del día a día de la ciudad”, quien recuerda que “en tan sólo una semana, han tenido que recular dos veces”.

 

Vázquez se refiere a ese desconocimiento con "sus cartas al Gobierno de España que no eran más que una excusa para no dar la cara. Todo el mundo sabe que es el Ayuntamiento el que tiene la potestad para subir, bajar, bonificar o eliminar tasas e impuestos municipales. Muestra de ello, es que Por Ávila, sin escribir ni pedir autorización a ningún ministerio, ha subido el IBI”, asegura.

 

La portavoz socialista ha calificado de “esperpéntica” esta primera acción en la que han tenido que dar marcha atrás, como ha ocurrido también con el contrato para el desbroce. Un contrato cifrado en 100.000 euros que, ya no sabemos si por comodidad o por otros motivos, el equipo de gobierno de Por Ávila quería adjudicar a la empresa concesionaria del mantenimiento de los jardines de la zona sur de la ciudad. Una decisión que era un agravio para otras pequeñas empresas que pudieran concursar para prestar este servicio, que desde el Grupo Municipal Socialista defendemos que puede hacerse contratando, directamente, desde el Ayuntamiento a personas en situación de desempleo”, asegura.

 

A juicio de Yolanda Vázquez, el goteo incesante de despropósitos nos da la razón, aunque Por Ávila se empeñe en engañar acusándonos de poner palos en la rueda cuando lo que hacemos desde el Grupo Socialista es poner orden en su gestión errática.

 

En este punto, la portavoz socialista sostiene que “arrimar el hombro no es un contrato en blanco ni significa cerrar los ojos ante las incongruencias y los engaños. Arrimar el hombro es también contar la verdad a los abulenses y decirles que ese anuncio de más de un millón de modificación presupuestaria, no está destinado a paliar la crisis sino, en su mayoría, a pagar facturas pendientes que Por Ávila no ha abonado en tiempo y forma y a dar subvenciones nominativas de las que desconocemos su finalidad”, finaliza.