Zamora alcanza la deuda '0' tras terminar el 2016 con un superávit récord

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido.

La deuda municipal quedará a cero tras la amortización de 4 millones de euros con cargo al superávit de 2016, por imperativo de la Ley Montoro. Otros cuatro millones de remanente se podrán destinar a inversiones sostenibles.

La deuda del Ayuntamiento de Zamora quedará a cero en este año, con la amortización de cuatro millones de euros con cargo al superávit del pasado ejercicio a que obliga la denominada Ley Montoro. El alcalde de Zamora, Francisco Guarido ha presentado tras la sesión de la Junta de Gobierno Local la liquidación del presupuesto de 2016, que arroja un remanente de tesorería de 14.145.000 euros. De ellos hay que deducir los 378.639 euros que integran la denominada "cuenta 413" correspondiente a gastos originados en el ejercicio anterior cuya tramitación se ha efectuado ya en 2017, lo que deja el remanente final en 13.766,361 euros.

 

De esta cantidad algo más de cinco millones, concretamente 5.162.361 euros corresponden al remanente de disposición que se deben destinar en algo más de la mitad a sufragar actuaciones en marcha o comprometidas, como las obras del edificio del Banco de España, el asfaltado de calles, los caminos rurales, el carril bici, la renovación de la tarima del Angel Nieto, el proyecto de derribo de edificios adosados a la muralla o la liquidación de las inversiones sostenibles. Los otros dos millones y medio restantes se destinarán a nuevas inversiones, aún por determinar.

 

Los 8.604.000 euros restantes, que constituyen en superávit real, están supeditados a lo que determina la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, por lo que la mitad de esta cuantía se destinará necesariamente a la amortización de deuda -lo que supondrá dejar a cero la deuda bancaria municipal- y la otra mitad podría destinarse a inversiones sostenibles futuras, siempre que así lo permita el Gobierno Central a través del correspondiente Decreto una vez que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado.

 

Una situación que ha sido de nuevo criticada por Guarido, que considera injusto que el Gobierno condicione las inversiones de los Ayuntamientos "que están saneados" mientras que el resto de administraciones siguen manteniendo unos niveles elevados de déficit. No obstante el alcalde consideró muy importante que en apenas dos años de mandato se hayan conseguido amortizar toda la deuda municipal lo que "tiene mucho que ver con la gestión y la política de ahorro que lleva a cabo el actual equipo de Gobierno".