Zamora cierra su primer año en deflación en una década por la bajada de precios de los carburantes

El precio de los carburantes, que bajó cinco puntos en 2014, empuja hacia la deflación los precios en Zamora: el IPC acaba en negativo por primera vez en diez años.

Los precios en la provincia de Zamora han terminado el ejercicio en tasa negativa por primera vez en los últimos diez años después de reducirse un punto a lo largo de todo 2014. Una situación que empareja a la provincia con el fenómeno nacional, ya que es la primera vez que el IPC termina en negativo en España desde que hay datos. Clave ha sido la reducción de los precios de los carburantes, constante en los últimos meses, calculados dentro del sector de transportes y que han terminado el año con una variación de cinco puntos hacia abajo: su peso en el cálculo del IPC ha arrastrado el índice a cotas negativas.

 

Otro tanto ha ocurrido con las comunicaciones, que también han bajado su índice en 5,6 puntos, lo que junto con la reducción de precios de la vivienda (-1,2 en el cómputo anual), del ocio y la cultura (-0,8), el menaje (-0,5) y la alimentación, otro sector clave que ha bajado 0,4 puntos, han arrastrado el índice a su primera deflación anual. De hecho, al cabo del año solo han subido alcohol y tabaco (lastrados por los impuestos), la enseñanza y bares y restaurantes por la recuperación del turismo, que ha animado ligeramente los precios.

 

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cayó seis décimas en diciembre respecto al mes anterior (al igual que en España) y la tasa interanual (es decir, la variación de los precios registrada durante los últimos doce meses) se sitúa en el -1,2 por ciento en Castilla y León, dos décimas más que en España que ha cerrado el año por primera vez en negativo, según los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

En concreto y a nivel nacional, es la primera vez en la historia de este indicador (la serie arranca en 1962) en que se registra una tasa interanual negativa de los precios en un mes de diciembre. Además, es la tasa más negativa en cualquier mes desde julio de 2009, cuando el IPC interanual se situó en el -1,4 por ciento.

 

De este modo, Castilla y León se sitúa como la cuarta comunidad autónoma, junto a Andalucía, Aragón, Valencia, Extremadura y Navarra, con mayor descenso de los precios en 2014, cuando la mayor caída se produjo en Castilla-La Mancha (-1,5 por ciento) y Murcia y Cantabria (-1,3 por ciento en cada caso).

 

Por sectores, los únicos aumentos de los precios en el mes de diciembre se registraron en las partidas de ocio y cultura (1,6 por ciento), hoteles, cafés y restaurantes (0,4) y medicina y otros (0,1) mientras que se mantuvieron invariables las partidas de alimentos y bebidas no alcohólicas, menaje, comunicaciones y enseñanza. Por su parte, el pasado mes cayeron los precios de las partidas de transporte (-3,4 por ciento), vestido y calzado (-2,6), vivienda (-0,7) y bebidas alcohólicas y tabaco (-0,2).

 

Los precios cayeron en diciembre en todas las provincias de Castilla y León con especial incidencia en León, donde bajaron ocho décimas con una inflación del -1,5 por ciento. Le siguen Ávila y Segovia, con siete décimas menos en diciembre y una inflación interanual del -1,7 y -1,2 por ciento en cada caso. Además, Burgos, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora igualaron el descenso de los precios de diciembre de Castilla y León y España (seis décimas menos) lo que situó la inflación en esas provincias en el -0,9; -0,9; -1,3; -1,0 y -1,0 por ciento en cada caso. La menor caída de los precios se registró en Soria, donde bajaron medio punto en diciembre, con una inflación del -1,3 por ciento.

 

Así, Ávila, con una inflación interanual del -1,7 por ciento, cerró el año con la mayor caída de los precios, seguida de León (-1,5 por ciento) y de Salamanca y Soria (-1,3 por ciento), además de Segovia que con un -1,2 por ciento igualó la media regional. Por su parte, Valladolid y Zamora perdieron un punto, como en España, mientras que la menor contracción de los precios se produjo en Burgos y en Palencia, con un -0,9 por ciento en ambos casos.