Zamora cuenta las horas para el Carnaval

Mil personas participarán en el desfile de Carnaval de Zamora, con dos jornadas, domingo y martes. Habrá talleres, zumba solidaria y las tradicionales murgas.

Cerca de un millar de personas participará este año en el desfile de Carnaval, el acto principal de estas fiestas en la ciudad, organizadas por el Ayuntamiento de Zamora. La concejal de Cultura, María Eugenia Cabezas, ha presentado el programa de actividades, que comenzarán este viernes, y que cuentan con un presupuesto municipal que ronda los 50.000 euros.

 

Habrá dos desfiles, uno el domingo 26 y otro el martes 28, día grande de Carnaval, en el que ocho carrozas y 25 grupos de la ciudad recorrerán las principales calles de la capital hasta llegar a la Plaza Mayor, donde hay instalada una gran carpa, que será la sede de las principales actividades de estas fiestas.

 

Entre las novedades de este año destaca un taller de circo para grandes y pequeños, que se desarrollará el domingo con cerca de cien plazas, a partir de los 6 años. En este taller los participantes aprenderán desde malabares hasta acrobacias y equilibrios. Los organizadores de esta actividad, además, presentarán el espectáculo 'Cabaret', que se celebrará en el Teatro Principal ese mismo día por la noche.

 

Otra actividad destacada es una 'masterclass' de zumba solidaria, que tendrá lugar en la carpa de la Plaza Mayor, cuyos fondos recaudados irán a parar a la Asociación Española contra el Cáncer. El programa se completa con talleres infantiles, actuaciones de murgas, tanto en la calle como en el ya tradicional concurso que se celebra en el Teatro Principal, verbenas por la noche o baile para la tercera edad.

 

Como es habitual, las fiestas de Carnaval finalizarán el Miércoles de Ceniza, 28 de febrero, con el desfile del entierro de la sardina, donde las compañías de teatro aficionado de la ciudad realizarán el desfile por el centro de la ciudad hasta la Plaza Mayor. Todo el zamorano que así lo desee puede acompañar a esta comitiva, debidamente uniformado de riguroso luto, hasta finalizar con la quema de la sardina.