Zamora despeja 200 metros de su muralla con el derribo de dos nuevos edificios

El derribo de los edificios de los números 17 y 19 de la avenida de la Feria ha costado cerca de 100.000 euros. A principios del año que viene se liberarán nuevos tramos de la muralla.

Con el derribo de los inmuebles situados en los números 17 y 19 de la avenida de la Feria se conseguirá dejar exento de edificaciones un tramo de alrededor de 200 metros lineales, en la parte central de dicha avenida, y que más de la mitad del tramo amurallado se encuentre despejada. El alcalde, Francisco Guarido, y el concejal de Obras y Medio Ambiente, Romualdo Fernández, han visitado esta mañana las obras de derribo que se están llevando a cabo desde hace varios días, y que comenzaron con el vaciado interior y el desmantelamiento manual del tejado para evitar posibles derrumbes hacia la calzada. No obstante una parte del tramo afectado se encuentra conveniente vallada y un paso provisional habilitado para los peatones durante el tiempo que duren los trabajos.

 

Los inmuebles derribados tienen un frente de fachada de 11 metros y ocupan una superficie edificada de 150 metros sobre una parcela global de unos 300 metros cuadrados. Esta actuación supone un coste total de alrededor de 100.000 euros, de los que 21.000 corresponden a la expropiación del número 17, otros 71.000 euros a la expropiación de número 19, donde se encontraba una frutería por lo que el gasto ha sido proporcionalmente mayor, y 8.000 euros del contrato de derribo. Con ello el Ayuntamiento ya ha destinado alrededor de 800.000 euros a expropiaciones y derribo de edificaciones adosadas a la muralla.

 

Guarido anunció que la siguiente actuación será el ensanchamiento de la acera en este tramo de 200 metros y el soterramiento del colector que divide las dos zonas y que transcurre adosado a la muralla, para lo que será necesario contar con el beneplácito de la Comisión Territorial del Patrimonio. Además el tramo ya despejado será objeto de un nuevo máster universitario sobre "Diagnóstico e Intervención sobre el Patrimonio Histórico", dirigido por el profesor José Luis Campano, de la Universidad de Salamanca, quien ya realizó el pasado año este mismo máster centrado en el lienzo de la zona de San Bartolomé.

 

Respecto a los próximo derribos el alcalde espera llevara a cabo a principios del próximo año los de los inmuebles de la bajada de san Martín nº 2 , que presenta una cierta dificultad por contar con tejado de uralita que debe ser retirado por una empresa especializada en este tipo de componentes; y la del número 11, que también es el edificio de mayor envergadura. Todo ello con el objetivo último de "lograr una zona despejada, limpia de edificaciones, con un buen ajardinamiento u zona de paseo, que dé servicio a los ciudadanos y sirva de atractivo turístico para los visitantes", según específico el alcalde.