Zamora eliminará los nombres franquistas de las avenidas Alfonso Peña y Carlos Pinilla

El alcalde, Francisco Guarido, ha anunciado esta medida.

Se abrirán sendos expedientes para la eliminación de simbología franquista con el cambio de nombre de estas dos avenidas y el reconocimiento a los 43 funcionarios municipales represaliados por la dictadura, cinco de ellos fusilados.

Atendiendo al requerimiento del Procurador del Común sobre la retirada de la simbología relacionada con la Guerra Civil y el franquismo, de acuerdo con lo establecido en el artículo 15 de la denominada Ley de la Memoria Histórica, y atendiendo también las peticiones formuladas por la asociación "Benito Pellitero" y el Foro por la Memoria Histórica, el Ayuntamiento de Zamora abrirá sendos expedientes para el cambio de denominación de calles que todavía se mantienen con el nombre de personas relacionadas con el régimen franquista y para el reconocimiento de los funcionarios municipales que fueron represaliados por el régimen dictatorial, según ha informado hoy el alcalde, Francisco Guarido.

 

En el primero de los casos se propondrá la modificación en la denominación de las avenidas de Alfonso Peña y Carlos Pinilla, así como la retirada del reconocimiento de hijo predilecto de la ciudad de éste último, otorgado en 1948 en base a su destacada trayectoria como miembro del régimen y su labor de combatiente de la División Azul.

 

En el segundo caso se efectuará un reconocimiento a los 43 funcionarios municipales que fueron cesados fulminantemente de sus puestos de trabajo por el régimen franquista, cinco de los cuales fueron también fusilados, entre ellos el secretario de la Corporación.

 

Con estas medidas "no vamos a provocar enfrentamientos en la sociedad ya que solo queremos que se cumpla la Ley y cualquier administración está obligada a ello", ha dicho el alcalde quien aseguró que ambos expedientes se presentarán al Pleno municipal que se celebrará a finales del presente mes de agosto con el fin de abrir un periodo de solicitudes o alegaciones. En el caso de los funcionarios represaliados se publicará además la correspondiente relación nominal en el BOE con el fin de que los familiares directos de éstos puedan presentar sus propias peticiones, y en el caso de inexistencia de familiares de hasta segundo grado lo hará el propio Ayuntamiento.

 

Guarido asegura que se trata de una medida de justicia que debe adoptar el Ayuntamiento de acuerdo con sus competencias propias como administración pública, por lo que en el caso de otros organismos como los Juzgados provinciales en cuya sede se mantiene un escudo inconstitucional se limitará a realizar la correspondiente comunicación. Y aseguró que será el Pleno municipal el que adoptará el acuerdo correspondiente, "por lo tanto los expedientes acabarán como tengan que acabar, pero la intención del Equipo de Gobierno es cumplir la Ley en su totalidad", concluyó el alcalde. El Ayuntamiento de Zamora realizó hace ya 30 años, concretamente en 1985, una revisión general del callejero, que recupero la denominación tradicional.

Noticias relacionadas