Zamora intenta salvar el tradicional Billar Romano fomentándolo en los Juegos Escolares

Un juego de bolas de Billar Romano.

El Ayuntamiento fomenta la práctica del Billar Romano a través de los Juegos Escolares. Este deporte tradicional y autóctono propio de Zamora se encuentra en riesgo de desaparición.

Con el propósito de mantener la pervivencia del Billar Romano como deporte tradicional y autóctono propio de Zamora y fomentar su práctica y desarrollo para las generaciones futuras, y contando con la colaboración del establecimiento La Cantina donde está ubicada la única pista que se mantiene de este deporte, la Concejalía de Deportes ha incluido el Billar Romano entre la oferta de Juegos Escolares.

 

Precisamente esta semana han comenzado en las instalaciones de la Cantina unas jornadas técnicas destinadas a los centros escolares en las que el primer participante ha sido el IES Alfonso IX. Para ello la concejalía ha aportado también nuevos juegos de bolas ya que su singularidad y exclusividad hace que sea imposible encontrarlas en el mercado por lo que ha sido necesario encargarlas ex-profeso a un artesano, ya que deben estar elaboradas con madera de encina, con 11 centímetros de diámetro y un peso de 600 gramos, que es lo que marca el reglamento oficial del Billar Romano..

 

Como se sabe el Billar Romano es un deporte único y exclusivo de Zamora que hasta hace unos años contaba con varios locales en los que se practicaba, pero con la desaparición de esos establecimientos su práctica ha ido mermando. Hace apenas cuatro años con el cambio de titularidad del último de estos locales, situada en la calle Penecillo del Alto de San Isidro, el Billar Romano corrió el riesgo de desparecer definitivamente debido en parte a la inexistencia de bolas nuevas para sus práctica y la dificultad de conseguirlas, ya que las que se realizan de forma mecánica no cumplen la reglamentación.

 

Ya entonces tomó también cartas en el asunto el Ayuntamiento que, a través de la Concejalía de Deportes contacto con el artesano de la madera José Luis Arias quien pudo confeccionar de forma totalmente artesanal un juego de bolas que se facilitaron gratuitamente a los nuevos titulares de La
Cantina. El objetivo ahora es mantener vivo este deporte tan ligado a la tradición zamorana y revitalizar también el Campeonato de Billar Romano, que siempre había sido una de las competiciones señeras del programa deportivo de las Ferias y Fiestas de San Pedro.

 

 

Qué es y cómo se juega

 

Es en Zamora donde parece que este juego tiene más implantación, así como en otras tierras cercanas de la provincia de León y Aranda de Duero (Burgos). Su origen se remonta a la época de los romanos, que lo utilizaban como ejercicio de concentración y estrategia previo a los combates.

 

Campo de Billar Romano en la ciudad deportiva de Zamora. Foto: UPL

El campo (terreno de juego) está formado por un barro especial, mezcla de argamasa y ceniza, al que una vez compactado se le echa encima una capa de arena tamizada de río para cubrirlo solo lo preciso y procurando, con especial cuidado, no alterar la profundidad del campo. En la mayoría de los casos se encuentra en un recinto cerrado y cubierto.

 

El juego está basado en acertar lo más posible las propias bolas al “bili”, o de separar las del rival, o por el contrario, acertar el “bilo” a las propias o separarlo de las del contrario. La Federación de Deportes Autóctonos describe el reglamento completo en este LINK.