Zamora le gana un juicio a Hacienda y recuperará 500.000 euros de una antigua subvención por Valorio

Estado actual del estanque del bosque de Valorio.

Un golpe de suerte y la persistencia del consistorio permiten al Ayuntamiento ganarle un pleito a Hacienda y recuperar casi 400.000 euros más intereses.

Una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid sobre las subvenciones del Feder para la mejora del bosque de Valorio, la recuperación de las laderas de la calle de Villalpando, y la adecuación del espacio de la plaza Gurrieta, en Carrascal, viene a avalar las tesis mantenidas por el acalda, tanto anteriormente en la oposición como actualmente en el Gobierno municipal, y permitirá al Ayuntamiento obtener un ingreso de alrededor de medio millón de euros, según ha dado a conocer hoy en propio alcalde, Francisco Guarido.

 

El Ayuntamiento de Zamora recibió el compromiso de ayudas del Feder en el año 2000 para los tres proyectos mencionados en las cuantías de 1.261.248euros para el proyecto de Valorio y de 383.828  euros para la calle de Villalpando y Carrascal. Como se recordará, Francisco Guarido que entonces era el únicoconcejal de IU, denunció a la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF)  irregularidades en la ejecución de la obra y reforestación de Valorio, en lo que se
conoció como el "caso de los conejos de Valorio".

 

El resultado de dicha denuncia fue la estimación total por parte de la OLAF de las irregularidades y “descertificación total de la ayuda FEDER concedida para el proyecto de Valorio por valor de 1.261.248 euros". Para ello el Ministerio de Hacienda, a la vista del informe de la OLAF y como primera medida para que el Ayuntamiento devolviera el dinero hizo, según el acalde, la siguiente operación: "El Ayuntamiento tiene que devolver la totalidad de la subvención Feder cuantificada en 1.261.248 euros. Pero como aún faltaba por ingresar lo relativo a Calle Villalpando y Carrascal, que era un proyecto totalmente diferente, resta de esa cantidad 383.828 euros, y por lo tanto la cantidad que reclama el Estado al Ayuntamiento de Zamora es 877.419 euros".

 

Esto sucedió en la época de Antonio Vázquez como alcalde y posteriormente, con Rosa Valdeón como alcaldesa, se inicia un periplo judicial en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid -al tratarse de una subvención Feder corresponde a ese órgano jurisdiccional- para intentar no devolver la cantidad de 877.419 euros. El resultado fue que los expedientes administrativos en el Ministerio de Hacienda caducaron y la resolución del TSJ de Madrid fue que “el expediente de reintegro debía archivarse por caducidad de todo el expediente”.

 

Eso fue en 2014 y en septiembre de 2015, tres meses después de llegar a la alcaldía, Francisco Guarido inicia un proceso contra el Ministerio para reclamar los 383.828 euros que "unilateralmente había retenido el Estado y que no formaban parte de la obra de Valorio, sino que era una obra diferente que nadie denunció, que se ejecutó y se pagó".

 

Eran por lo tanto dos subvenciones distintas y separadas, ya que por un lado se trataba del proyecto de "Recuperación Integral del Bosque de Valorio” y por otro de una “Actuación Medioambiental en las Laderas de la Calle Villalpando y Carrascal”. La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que lleva fecha del 29 de marzo pasado y ha sido comunicada a finales de la semana pasada, le da la razón al Ayuntamiento y al propio alcalde Guarido, y condena al Ministerio de Hacienda al pago de los 383.828 euros más intereses; lo que supone que el Ayuntamiento podría recibir más de medio millón de euros con esta sentencia.

 

Todo ello como consecuencia de una actuación ejemplar de un alcalde que "supo denunciar a tiempo en su labor de oposición y que supo reclamar lo justo en el Gobierno ganando el pleito iniciado por él", según sostiene el propio alcalde quien reconoce, no obstante, que se ha sido también un golpe de suerte para el Ayuntamiento, "ya que se liberó de devolver 877.419 euros por caducidad del expediente a causa de un retraso en todo el papeleo y por falta de agilidad del Estado".