Zamora plantea su tercera bajada del IBI para 2019

El equipo de Gobierno tiene sobre la mesa una bajada de los tipos para conseguir la segunda reducción del impuesto municipal de más cuantía.

Tras la Junta de Gobierno celebrada este martes, el equipo de Gobierno ha anunciado varias propuestas que se llevarán a la próxima Comisión de Hacienda encaminadas a la modificación de dos ordenanzas fiscales y a la recuperación de derechos de los trabajadores del Ayuntamiento.

 

En cuento a las ordenanzas fiscales anunciadas por el Concejal de Recaudación y Rentas, José Carlos Calzada, la primera modificación sería la correspondiente a la Tasa de Recogida de Residuos introduciendo algunas modificaciones técnicas dirigidas a aquellos ciudadanos que se encuentren dentro de las bonificaciones contempladas en la ordenanza para que puedan solicitarlas a lo largo de todo el ejercicio y tengan efecto en el siguiente, sin tener que adaptarse a un plazo concreto como sucedía hasta ahora.

 

La segunda modificación, fruto del Pacto de Gobierno y del acuerdo presupuestario con Ciudadanos y con la concejala no adscrita, contempla una bajada del tipo del Impuesto de Bienes Inmuebles del 0.570 actual al 0.477 para el año 2019. De esta manera, según ha asegurado el concejal, Zamora será la capital de Castilla y León con el tipo más bajo en cuanto a los bienes de categoría rústica y especial y la segunda en cuanto a los bienes de categoría urbana.

 

Es el tercer año consecutivo que el equipo de Gobierno anuncia una bajada del tipo impositivo del IBI, lo que tiene su efecto en lo que paga el contribuyente. El recibo final se compone de un valor castastral al que se aplica un tipo impositivo: si baja el tipo, y se mantiene el valor catastral, baja el recibo. Más de 60.000 recibos del IBI bajaron el año pasado con un efecto total en los últimos tres años de 720.000 euros de ahorro directo para los contribuyentes de Zamora.

 

Además, junto con esta bajada, también se excluirá la tasa de basura que en su día iba "camuflada en el IBI y que suponía un repago para los ciudadanos" según José Carlos Calzada, quién ha informado de que el impacto económico de ambos cambios gira en torno a los 900.000 euros menos a recaudar por año