Zamora recupera su histórica barca sobre el Duero como atractivo turístico

El Duero entre las aceñas y Los Pelambres.

La barcaza entre las aceñas de Olivares y Los Pelambres inicia sus trayectos: será gratis hasta septiembre. Se inspira en la que funcionó hace décadas durante las obras del puente de piedra.

Este viernes, 3 de agosto, ha entrado en servicio la nueva barca de paso sobre el Duero, entre las aceñas de Olivares y la playa de los Pelambres, lo que va a convertirse sin duda en un aliciente más para que los zamoranos "vengan a disfrutar del río", según manifestó el acalde Francisco Guarido, además de convertirse en un atractivo turístico más que se suma a la riqueza cultural y patrimonial de la ciudad.

 

El primer viaje oficial ha partido esta mañana desde las Aceñas, con el propio alcalde y los concejales Christoph Strieder y Laura Rivera a bordo, acompañados por varios reporteros gráficos de los medios de comunicación. A partir de ahora el horario de funcionamiento será de 12,00 a 14,00 horas y de 19,00 a 21,00 horas, de miércoles a domingo. El trayecto tiene un recorrido de unos 200 metros y puede durante entre cinco y diez minutos, ya que se trata de un sistema de tracción manual.

 

La barca tiene una capacidad de hasta 12 personas por trayecto y su estructura es casi romboidal para afrontar de una manera más eficaz las posibles corrientes del río. El promotor de la iniciativa, el arquitecto Pedro Lucas dijo haberse inspirado en la barcaza utilizada en el propio río Duero para cruzar de un lado a otro de la ciudad mientras se llevaron a cabo las obras de eliminación de las torres de Peromato y la Gobierna y la restauración del Puente de Piedra, así como en la barca todavía existente en Villaflor, que hasta hace pocos años era el único medio de transporte para cruzar el embalse del Esla entre esa localidad y Villanueva de los Corchos.

 

Para el concejal de Turismo es en ese sentido, una iniciativa que contribuye a fomentar el turismo etnográfico y un ejemplo de "nuevo paisaje cultural" ya que conecta la naturaleza con la cultura, el patrimonio y la intervención del hombre a lo largo de nuestra historia como ciudad. Strieder recuerda que solamente en el tramo zamorano del Duero llegaron a existir 19 barcas de paso, algunas con gran actividad como las de Carrascal, Villaralbo o la Granja Florencia, que se utilizaban tanto para el tránsito de personas como de ganado y enseres e incluso carruajes.

 

Como promotor de la iniciativa, Pedro Lucas recomienda efectuar un recorrido de ida en la barca, bien desde Olivares o desde San Frontis a la otra orilla, para regresar caminando por la ribera del Duero y en Puente de Piedra, con lo que contribuye a fomentar el uso del río como paisaje natural. La Barca funcionara en principio hasta finales del mes de septiembre e inicialmente será de uso gratuito aunque el alcalde no descarto que en el futuro se pueda plantear establecer alguna tasa simbólica a los usuarios.