Zamora se despide de sus dos ascensos y tendrá que volver a empezar

El Zamora CF y el Balonmano Zamora se quedan a las puertas a pesar de los problemas de sendas temporadas de transición.

La eliminación del Zamora CF este domingo en la fase de ascenso a Segunda B ha dejado al deporte zamorano sin dos de los logros a los que aspiraba, probablemente los más importantes a nivel de deportes de equipo. Tanto el Zamora CF como el Balonmano Zamora tendrán que volver a empezar otra vez el trabajo para intentar, dentro de un año, el ascenso de categoría. Para ambos quedan doce meses de repetir del trabajo de planificación, afrontar una larga temporada, clasificarse y, con suerte, lograr el objetivo.

 

El 0-0 del Zamora CF ha sido un triste final a una temporada ilusionante. Los rojiblancos terminaron la Liga como campeones de su grupo de Tercera tras un año  intenso, el primero de los nuevos propietarios del club y su nuevo proyecto que se ha quedado muy cerca de lograr el éxito absoluto que hubiera supuesto el ascenso a Segunda B.

 

Sin embargo, el equipo, que llegaba lanzado con una buena racha, no ha rendido como se esperaba ante rivales de otras latitudes en los cruces. El Zamora CF, como campeón de grupo, tenía la oportunidad de subir directamente en una eliminatoria de campeones ante el Haro. Contra los riojanos se escapó la primera oportunidad. Faltó muy poco: 2-1 en el Ruta de la Plata y 1-0 en Haro. Quedaba la opción del 'camino largo' de ascenso, tres eliminatorias a todo o nada, pero el Zamora CF ha caído en la primera con el Alcobendas Sport. De poco sirvió el lleno del Ruta de la Plata, porque el 2-0 del partido de ida fue un obstáculo insalvable.

 

Ahora toco volver a crear un equipo con posibilidades de ascenso, que intente ganar la Liga y que llegue fresco a la complicada fase de ascenso.

 

Algo parecido le toca al Balonmano Zamora. El conjunto de los 'guerreros de Viriato' afrontaba un año de transición tras la salida de su 'creador', Eduardo García Valiente, y de algunos jugadores clave tras la temporada de Asobal, la segunda de la historia del club en la máxima categoría. Bajo la batuta de Leo Álvarez, el objetivo era rehacer el equipo, iniciar una nueva etapa y buscar de nuevo el regreso a Asobal.

 

La temporada ha estado marcada por una larga fase de acoplamiento y cambio, y también por los problemas de algunos puntales como Jortos, que por temas laborales casi no ha podido participar, y la pérdida de puntales veteranos como Peli o Carletes, también la merma de potencial obligada por el descenso de Asobal... Pero al final, el equipo logró clasificarse para la complicada fase de ascenso, donde perdió el primer partido ante el anfitrión, Puerto Sagundo, en la difícil cancha valenciana.

 

Ahora toca volver a empezar. Hay importantes bajas como la del chileno Ceballos, un clásico del club, que se ha desarrollado durante muchas temporadas y que se marcha; tampoco siguen jugadores apreciados como Abalós o Adrián. El club tendrá que construir sobre la base de Jortos, Octavio o Posado, con los jóvenes de la cantera y con la habilidad que siempre ha demostrado para fichar. Todo para intentar ganarse otra oportunidad dentro de un año.