Zamora, ¿tierra de lobos? La terrible cifra que dice lo contrario

Lobo atropellado. Foto: Freno Motor

Un informe eleva a 222 los lobos muertos en la provincia, uno de sus mayores reductos. La mayoría sucumben a la caza legal subastados como cupos o en batidas para el control de su número.

Zamora ha sido refugio para el lobo en sus peores años. Cuando a mediados del siglo pasado la especie fue diezmada por la caza furtiva y la falta de conciencia ecológica, el cánido logró sobrevivir en algunas comarcas y los montes zamoranos de la Sierra de la Culebra o Sanabria han sido de los pocos lugares donde nunca desapareción. Este ha sido su reducto y ahora es, probablemente, el principal territorio del lobo en Europa. La especie vive ahora un momento de expansión, pero ha vuelto a ser cazada con fiereza. La diferencia es que ahora lo hace con el amparo de la legalidad.

 

El Voluntariado Nacional para el Censo del Lobo ibérico y el Observatorio de Sostenibilidad (OS), han realizado la primera cuantificación sobre mortalidad por causas no naturales del lobo ibérico en España, durante el año 2017. En el informe 'Por la convivencia del hombre y el lobo' se ofrecen las cifras estimadas de lobos muertos en todo el país durante el año pasado, con especial detalle en algunas zonas como Zamora. También se explica cuál es la realidad de la mortandad no natural del lobo y las diferentes legislaciones que regulan y las circunstancias y régimen que permiten, en última instancia, la muerte del animal.

 

Según el estudio, durante 2017 murieron en España entre 500 y 600 lobos, y Zamora es uno de los terriotorios donde se apuntan más muertes. Durante el período 2010-2016, la Junta de Castilla y León declara sólo en Zamora la cifra de 222 lobos muertos: 42 lobos atropellados, 3 lobos abatidos por furtivos y 177 lobos abatidos por cazadores. Una cifra elevada propiciada por la caza legalizada al considerar la especie cinegética al Norte del Duero, el control de la especie al Sur  y otros problemas como los atropellos o la caza furtiva.

 

 

Caza legal

 

La muerte del lobo se produce amparada por la legalidad, diferente en la frontera geográfica marcada por el Duero. Al Norte es especie cinegética que se puede cazar atendiendo a cupos y al Sur, es especie protegida sometida a control. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León autorizó la última temporada la caza de 141 lobos al norte del Duero. Se trata de 2 cánidos menos de lo contemplado en la resolución aprobada un año atrás y con vigor hasta 2019. Los cazadores podrán abatir a 40 en Zamora: 11 en Aliste y otros 11 en La Culebra; 9 enSanabria; 7 en Benavente, otros 7 en Los Valles y 2 en CamposPan.

 

La caza es la principal causa de mortalidad conocida para el lobo en Castilla y León, con el 75% de los casos relacionados con la actividad cinegética entre 2014 y principios de 2017, seguida de los atropellos, con el 13% y las batidas de la Junta para controlar su población al sur del Duero (7%).

 

En respuesta dada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente a una pregunta parlamentaria formulada por el procurador de IU-Equo, José Sarrión, detalla que en la temporada de caza 2014/2015 acabó con 78 animales abatidos, la 2015/2016 con 82 y la 2016/2017 con 91, además del hallazgo de otros 12 animales que murieron por un disparo y fueron encontrados posteriormente en el mismo periodo 2014-2017. En total, la Administración contabilizó en este periodo la muerte de algo más de 350 lobos.

 

De entre estas capturas, la Consejería detalla en su contestación que el 58 por ciento corresponden a la modalidad de aguardo o espera, el 40 por ciento a cacerías colectivas y el 2 por ciento a recechos. "Es sencillamente imposible matar tantos lobos haciendo esperas: resulta más que evidente que para ello se recurre a cebaderos artificiales, como se lleva denunciando muchos años", asegura el informe. El lobo es un animal muy esquivo que raramente se deja ver, con lo que la teoría de que se le arrojan cadáveres para hacerlo aparecer cobra sentido.

 

Todos los animales abatidos al sur del río Duero lo fueron por personal de la Administración en cumplimiento de la normativa europea que impide que esta especie sea cazada en esta zona, mientras que al Norte del Duero el 97 por ciento de las capturas fueron realizadas por particulares. Estos pueden acceder a los cupos de caza a través de las subastas que organizan las propias reservas, en las que se pagan miles de euros por el derecho a cazar un lobo.

 

 

Atropellos

 

Además, existen otras circunstancias como los atropellos, con hasta 46 casos en este mismo periodo acumulado -14 de ellos en 2016-, pero también figuran otras como intoxicaciones (tres casos) y naturales, vinculadas a traumatismos (3), aludes (1), mastines (1) y ahogamiento (1). El lobo sufre una tasa de muertes por atropellos más allá de lo tolerable: 42 ejemplares han sido encontrados atropellados en seis años, entre 2010 y 2016, sólo en la provincia de Zamora.

 

 

La caza furtiva

 

La Junta de Castilla y León ofrece la ¡cifra de 3 lobos abatidos por cazadores furtivos en el período 2010-2016, registrados todos con la “causa probable” de “disparo no legal”. El informe califica el número de ridículo. "Pues la persecución ilegal del lobo en España es algo tan rutinario como la legal". "No somos capaces de entender cómo la lucha contra el furtivismo únicamente ha sido capaz de registrar 3 casos en seis años. En el Boletín autonómico no se habla de envenenamientos, cepos o lazos, ni se tienen en cuenta casos como el del lobezno de Latedo, muerto a palos por un ganadero", dice.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: