Cyl dots mini

Zamora y el ruido: más de la mitad del municipio se considera 'zona en silencio'

Solo el 7% de la capital se puede considerar zona ruidosa: avenidas principales y zona del polígono industrial. Solo 4.600 de los 61.000 habitantes sufren ruidos por encima de lo saludable.

El Ayuntamiento de Zamora ha aprobado de manera provisional el nuevo Mapa del Ruido de la ciudad, tras el periodo de exposición pública, sin que se presentaran alegaciones al mismo. La conclusión es que Zamora es una ciudad poco ruidosa y la mayor contaminación acústica la provocan los coches en las principales vías de acceso y las arterias interiores de la capital, así como en los polígonos industriales.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 20% de los europeos están expuestos a niveles sonoros de más de 65 dBA durante el día y un 30% sufren niveles superiores a los 55 dBA durante la noche. Esos son los niveles que la organización considera soportables antes de que afecten a la salud. Según los datos de ese mapa, ningún zamorano sufre ruidos por encima de 75 decibelios; solo 200 personas viven en zonas que soportan entre 70 y 75 decibelios; y otras 4.400 tienen que vivir con ruidos de entre 65 y 70 decibelios. Otros 24.600 sufren ruidos de entre 55 y 65 decibelios. Esto supone que solo 4.600 zamoranos de los 61.000 habitantes de la capital sufren ruidos por encima de lo saludable.

 

 

Según los datos facilitados por el concejal de Medio Ambiente, Romualdo Fernández, el 52,93 % de la población habita en la zona considerada como "área de silencio"; el 23,45 % en un área "levemente ruidosa"; el 16,25 % en el "área tolerablemente ruidosa"; el 7,12 % en la considerada "área ruidosa"; y solamente el 0,25 % en el área considerada "especialmente ruidosa".

 

Una vez aprobado por el Ayuntamiento se remitirá a la Junta de Castilla y León para su aprobación definitiva del que será el documento base para el futuro Plan de acción de medidas correctoras del  ruido en la ciudad con el propósito de conseguir una disminución de la contaminación acústica en aquellas zonas en las que los niveles son más elevados, según manifestó el concejal. No obstante estos datos son muy similares a los del anterior mapa del ruido, que data de 2012 por lo que la situación o ha cambiado sustancialmente.