La Junta indemniza a la viuda e hija de un paciente que murió de cáncer tras un retraso en el diagnóstico y un "error de organización"
Cyl dots mini

La Junta indemniza a la viuda e hija de un paciente que murió de cáncer tras un retraso en el diagnóstico y un "error de organización"

Imagen de un hospital del Sacyl. JOSÉ Á. GALLEGO

La Consejería de Sanidad de Castilla y León ha indemnizado a la viuda e hija de un paciente con 28.000 euros por un retraso en el diagnóstico de un cáncer a un paciente que falleció en julio de 2007.

La reclamación la formuló el propio paciente, cuando contaba con 57 años, a quien, en el curso de las pruebas de preoperatorio para cirugía de hombro que se le realizaron en el mes de octubre de 2014 en el Hospital Universitario de León se objetivó la presencia de un nódulo pulmonar, recomendando realizar un TAC, según informan fuentes de la Asociación El Defensor del Paciente, cuyos servicios jurídicos se hicieron cargo del caso.

 

Dicho TAC se realizó en el mes de enero de 2015, que confirmó la existencia de un nódulo pulmonar de aspecto maligno. Sin embargo, ningún médico informó al paciente del resultado del TAC, a pesar de acudir éste a diversas consultas postquirúrgicas durante los meses posteriores.

 

Y así, en enero de 2016, con ocasión de una consulta del paciente a su médico de cabecera por presentar tos y dolor en pecho, el facultativo decidió realizar una Rx de tórax, la cual informó de la presencia de un nódulo pulmonar del que el radiólogo constata que "ya existía en TAC realizado en enero de 2015". Es decir, un año antes.

 

A partir de esa fecha, se derivó al paciente a Neumología y se realizaron estudios complementarios de ese nódulo, que concluyeron que el mismo se correspondía con metástasis de un cáncer de colon desconocido hasta ese momento, ya diseminado.

 

Tras estudios de extensión de la enfermedad, se calificó el tumor en estadio IV, con afectación hepática masiva y peritoneales. Se inició tratamiento oncológico, pero la enfermedad estaba ya muy avanzada, y sólo admitía tratamientos paliativos, falleciendo finalmente el paciente en el mes de julio de 2017.

 

PROGRESIÓN DE LA ENFERMEDAD

 

A la vista de los hechos, Inspección Médica consideró acreditado que el resultado del TAC no fue valorado por ningún servicio hospitalario, que atribuyó a un "error de organización". Y que el retraso en el diagnóstico favoreció la progresión de la enfermedad sin tratamiento ninguno.

 

Ese retraso diagnóstico y, en consecuencia, de tratamiento se valora finalmente como daño moral por los sufrimientos físicos y psíquicos padecidos por el paciente durante todo este periodo de tiempo, al considerar que aún con un diagnóstico precoz, el tratamiento hubiera sido el mismo, sin que hubiesen variado en demasía las probabilidades de curación del cáncer, dado que la imagen del TAC de enero de 2015 ya informaba de una enfermedad avanzada.

 

Tras el fallecimiento del paciente, su esposa e hija le sucedieron en la reclamación por éste presentada ante la Consejería para hacer valer los derechos de su esposo y padre ante un flagrante error de organización entre los distintos servicios médicos, que llevó al desconocimiento de la existencia de una grave enfermedad, con la finalidad de que los hechos no cayeran en el olvido de la Administración y quedara sin el reproche que tal fallo merecía.

 

La Resolución de la Consejería de Sanidad de Castilla y León considera que ese "error de organización" es totalmente ajeno al paciente, y que éste no tiene el deber jurídico de soportar. De ahí que se reconozca el derecho de su esposa e hijas a ser indemnizadas por ello.

 

La defensa del caso ha sido tramitada por el letrado Santiago Díez Martínez, de SDS Legal, especialistas en Derecho sanitario y adscrito a los Servicios Jurídicos de la Asociación 'El Defensor del Paciente'.

Comentarios

Santy 12/06/2021 11:44 #2
¿Han sido sancionados de algun modo los responsables de la situacion vivida por este señor y por su mujer e hija? Seguramente se iran de rositas, con lo que puede volver a pasar lo mismo, si los responsables fueran duranmente castigados los demas pondrian mas empeño en no cometer estas equivocaciones que provocan el dolor y sufrimiento a quienes deberia tratar como es debido.
jopetas! 11/06/2021 18:38 #1
Los "errores de organización" los pagamos los ciudadanos, no la Junta. A menos que todos nuestros amados próceres destinen parte de su nómina para indemnizaciones, que lo veo un rato difícil. Una vida no se paga con nada, pero preferiría que mis impuestos no se destinaran a reparar errores de otros...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: