"Le quité el hacha y con la rabia, acabé asfixiándole, tapándole la nariz y la boca"

El programa de Antena 3, 'Espejo Público', ha tenido acceso a la declración de Ana Julia Quezada en la que relata cómo acabó con la vida del pequeño Gabriel. 

La investigación sobre la muerte del pequeño Gabriel Cruz sigue sus pasos y el programa de Antena 3, 'Espejo Público' ha tenido acceso, en exclusiva a la declaración de la asesina confesa del menor, Ana Julia Quezada, en la que relata cómo sucedió todo.

 

Así, y siempre según 'Espejo Público', asegura que el día en el que desapareció el menor se "encontró con el niño en la calle y le ofreció ir con ella a la finca de los abuelos maternos. Prosigue diciendo que ella se puso a pintar dentro de la casa y el niño se quedó fuera. Cuando le vio jugando con un hacha le llamó la atención y tuvieron una discusión", según su versión.

 

"Tú no eres mi madre, no me mandas y no te quiero volver a ver nunca. Así que nos peleamos por el hacha, se la quité y al final con la rabia, acabé asfixiándole, tapándole la nariz y la boca. Fue dentro de la vivienda, cuando estaba muerto me di cuenta de que tenía un problema importante. Saqué el paquete de tabaco y me fumé un cigarro. Y estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel así que lo mejor fue enterrarlo. Cogí una pala y lo enterré Así él no sabría nunca lo que habría pasado. Me llevé la ropa, al terminar a casa de la abuela y la escondí en casa de la abuela", declaró Ana Julia, según recoge 'Espejo Público'.

 

Asimismo, en la confesión relata: "Salí de casa con el coche y en el camino de tierra me encontré a Gabriel. Estaba solo, jugando con un palito. Le dije: hombre, si estás solo vente conmigo. Voy a la finca. Él se subió en el coche, fuimos a la finca y yo me puse a pintar. Él se quedó fuera jugando. En un momento dado, me asomé y le vi jugando con un hacha. Y entonces le dije: ¿pero qué haces jugando con un hacha? Él me insultó, yo le intenté quitar el hacha y él me dijo: Tú no eres mi madre, tú no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca", señala la información de Antena 3.

 

Posteriormente y tras cometer el crimen, esto fue lo que hizo: "Si coloqué la camiseta en los juncos fue para despistar. Bueno, días más tarde cogí lo que quedaba de la ropa de Gabriel y la tiré dentro de un contenedor de vidrio frente a un hotel. Al final, vine a buscar el cadáver porque me dijeron que les entregase la llave y me puse nerviosa".

 

Asimismo, el programa desvela que colocó la camiseta en los juncos para despistar y tiró la ropa del niño en un contendedor. Al final reconoce que cuando los investigadores le pidieron las llaves de la finca se puso nerviosa y fue a buscar el cadáver. Fue entonces cuando la Guardia Civil la detuvo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: